Viavelez es un pequeño pueblo del occidente asturiano que inspira cocina de Paco Ron en su restaurante de Madrid. Paco es un cocinero honesto, cuya identidad en los fogones implica un formato de cocina tradicional, de cocina de siempre, de fondos bien hechos que le identifican como un cocinero con muy buena base. Paco fue creciendo tímidamente al principio, aprendiendo en restaurantes destacados después para explosionar  con su propia propuesta en Viavelez.

Aunque en sus inicios en solitario en el pequeño y alejado pueblo de ViaVelez logró la unanimidad de la crítica y obtuvo su reconocimiento en forma de estrella Michelin, la incomprensión de un público local incapaz de entender la alta cocina de Paco, le forzaron a cerrar en Asturias y emprender una nueva aventura en Madrid.

Viavelez ofrece una cocina de tradición y raíces convenientemente renovada. Una cocina sin envolturas que disimulen la esencia de sus sabores. “Es una cocina desnuda y sencilla que  acerca la verdad de unos platos de sabores nítidos y bien definidos” que son en palabras de Paco el objetivo de su propuesta.

El hecho de ser capaz de lograr una cocina de sabores reside fundamentalmente en su habilidad para trabajar los fondos y las salsas con reducciones que potencian la base de sus platos. Un buen fondo es capaz de definir y marcar los sabores, haciéndolos más nítidos, más  destacados.

Uno de los mejores calificativos con que podríamos adjetivar la cocina de Viavelez, es que es en apariencia normal, pero bien ejecutada y sobresaliente en sus sabores. Yendo al fondo de la carta, la cocina que nos encontramos es preeminentemente de platos de esencia y espíritu asturiano.

A sus clásicos como las patatas a la importancia con almejas, su excelente fabada  o un gran potaje de vigilia (garbanzos con espinacas), se unen platos que consideramos hondos, por la profundidad de sabores  que como hemos dicho arriba logra con reducciones que multiplican por diez la esencia misma del plato.

Además una clásica y muy rica terrina de pato con puré de pera, o sus chipirones  encebollados, y la merluza a la gallega. Entre las carnes, de nuevo destacan los guisos,  como su carrillera o el ciervo asado, que son de lo mejor de la carta. El cachopo es un clásico asturiano y de Viavelez, no apto para personas con ánimo de adelgazar.

Una opción muy interesante en Viavelez es su buen menú degustación que consta de aperitivo, 6 medias raciones, postre y quesos por 55 euros; además de un magnífico menú diario por 29€.

La parte de arriba del local, la que llaman taberna es uno de los lugares más atractivos de  Madrid para disfrutar de un picoteo. Aquí se pueden disfrutar de muchos de los platos que se sirven en el restaurante y otros tantos como la cebolla rellena de pisto,  las albóndigas de calamar o la hamburguesa viajera. Las croquetas y buñuelos de bacalao que se pueden tomar en medias raciones y son unos de los imprescindibles de la carta, se disfrute de ella en el restaurante o en la taberna.

Viavelez C/ General Perón 10, Madrid

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.