Si fuera un chiste comenzaríamos preguntando que ¿En qué se parecen Enrique Iglesias, Rafa Nadal, Pau Gasol y Cristiano Ronaldo? Pues aparte de ser ídolos de masas, estrellas de música y del deporte, todos ellos comparten el proyecto empresarial de Tatel Ibiza como socios de la empresa. Salvando las distancias nos recuerda ese otro proyecto en el que se asociaron unos cuantas estrellas de cine como Bruce Willis, Shawrzennegger, Demi Moore y Stallone; en una suerte de competencia de Hard Rock, ya que su propuesta se limitaba a hamburguesas (¡cómo no!) y ‘memorabilia’ de películas en las que habían trabajado ¡Así acabó!

En este caso parece que Tatel es un proyecto más elaborado y con una solidez que va más allá que la que podrían aportar los nombres de sus socios, que indudablemente pueden servir como gancho para atraer público en un primero momento. Tatel es un proyecto que tiene una dirección y estructura empresarial sólida, lo dirige Abel Matutes Jr. mientras que la dirección gastronómica se ha encargado a Nino Redruello, cocinero de probada solvencia a tenor del éxito que logra en sus propios locales. De hecho, en la carta de Tatel existen muchas referencias a platos clásicos de Redruello y en las elaboraciones se ve la mano de Nino.

image

Una carta atractiva de platos típicamente españoles, y una cocina de estilo eminentemente mediterráneo; sirven para configurar la personalidad de Tatel. Como proyecto elaborado sobre la base de su expansión internacional, era necesario inferir a sus establecimientos una identificación de marca en su cocina. Poder exportarlo, como ya han empezado a hacer en Miami, asociado a la marca de cocina de España, patria de las tres estrellas que conforman su accionariado y país en el que juega el cuarto as del póquer Cristiano. Todos los ingredientes para como dice su eslogan, con el corazón (y la cocina) de la España de ahora, conquistar el mundo.

Platos tradicionales de nuestra cocina, con entrantes como el salmorejo, una ensalada de bacalao con naranja y cebolleta fresca, croquetas cremosas, los tradicionales huecos rotos con patatas gallegas e ibérico su clásica ya. Platos con más entidad como la tortilla de patata trufada y guisos como el arroz meloso con langosta ibicenza, un arroz seco de verduras o una fideua negra de chipirones. Y en los principales una copia del Armando (escalope) de Nino en La Ancha que aquí acompañan con huevo poché trufado, así como un lingote de cochinillo tierno y corteza curruscante y un pollo payés a la canela y con piñones.

image

Tatel Ibiza no podía obviar incluir una gran bodega de champanes franceses y algunos cavas españoles que parecen íntimamente ligados al ambiente de la isla. En el resto de la bodega hay una representación de casi todas las D.O. nacionales así como una gran variedad de vinos internacionales para contentar a todos. A ello se une una sala muy amplia, en un emplazamiento espectacular en pleno centro de la ciudad y con una terraza a pie de playa en el que disfrutar de una copa y música en directo antes y después de la cena.

Tatel Ibiza, Playa D’en bossa

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.