El Taj Lake Palace en Udaipur, tal vez el lugar más especial en el que uno se pueda hospedar; una mezcla de sencilla sofisticación y lujo sosegado.

Taj-Lake-Palace-Udaipur

Porque el lujo es algo etéreo, callado pero sublime, que dista mucho de lo que tratan de reflejar los nuevos hoteles que se levantan en ciudades del Medio Oriente como Dubái. Espacios estridentes muy alejados de la sofisticación, la elegancia y el poso que da el tiempo a aquellos establecimientos en los que la clase y el estilo los define la calidez de un trato exquisito, la sencillez de sus habitaciones, salones y estancias creadas para solaz de principies y maharajás, y paisajes que solo la naturaleza es capaz de diseñar.

Taj-Lake-Palace-Udaipur

Ubicado en el estado de Rajasthan, Udaipur parece una especie de ciudad encantada, de lagos, palacios y jardines fabulosos. Pequeñas callejuelas, tuk tuks, y sobre todo gente de blancas sonrisas y de llamativos colores que constituyen el verdadero espectáculo de la ciudad. Aislado de ella, en medio del lago  Pichola, se levantó el Taj Lake Palace revestido de mármoles y granito se adorna con las vistas sobre las colinas de Arvalli y Macha Magra. Así conseguían preservar la intimidad del joven príncipe Maharana Jagat Singh II y su harén.  Un sitio de ensueño que hay que visitar antes de morir.

Toda la experiencia en el complejo es extraordinaria. La contemplación del lago y el palacio desde el coche de época, que sirve para trasladar a los huéspedes hasta el embarcadero en la orilla desde donde una barca se desliza suavemente hasta el hotel. La cordialidad y la delicadeza en el trato con que se prodiga cada una de las personas que allí trabajan no tiene igual. Pero si el ambiente y el trato solo se pueden entender desde la perspectiva del país en que nos encontramos, la riqueza y variedad de la gastronomía del Taj Lake Palace es abrumadora. Sin duda, Udaipur, el lugar, las vistas, las aguas azules y lo especial del palacio le infieren un embrujo y encanto que hace que una cena, no sea solo una cena.

Taj-Lake-Palace-Udaipur

El restaurante Neel Kamal ofrece una cocina de auténticos platos locales, gastronomía basada en el recetario de la cocina de la realeza de Udaipur. Una resultado brillante y único que sorprende con ingredientes y preparaciones que no se prueban en otros lugares de la región. Sus platos marcan con entidad pero sutilmente, los sabores intensos propios de la cocina india, con picantes equilibrados que permiten saborear el producto principal que integra cada plato.

Después de la cena, en el Amrit Sagar Bar se puede disfrutar bajo una sorprendente constelación de estrellas hasta pasad la media noche de un Gin & tonic, una bebida que nació en este fantástico país.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.