Si Málaga tiene uno de los climas más bonancibles de toda España, Marbella conserva un microclima especial que le ha convertido en ese refugio de tantos europeos que buscan en su tranquilidad invernal un lugar en el que descansar. En Marbella conviven dos mundos diferentes. Uno más superficial asociado a los meses de verano y a los beach clubs alrededor de las urbanizaciones junto a la plata; y otro más profundo y con más entidad que se mueve en torno a las calles estrechas, empedradas y con naranjas del centro del pueblo

Allí hundido en lo más auténtico de Marbella encontramos dos tabernas extraordinarias en las que ir abriendo boca. La Niña del pisto en donde probar un salmorejo untuoso y sus tradicionales flamenquines, acompañados de un buen vino blanco o una cerveza. Al otro lado de la calle, El Estrecho, un bar de mucha tradición en el casco viejo. Aquí hay que pedir su popular manzanilla Señorita y media ración de cazón en adobo y otra media de boquerones en vinagre, que bordan. Muy cerca, en el laberinto de callejuelas, casas encaladas de blanco puro y ventanas enrejadas, está Skina.

image

Un local que ni por sus dimensiones, muy reducidas, ni por la fachada que apenas llama la atención, deja escapar a tantos paseantes que cruzan delante de uno de los restaurantes donde mejor se come en Marbella. Es el fruto de un sumiller asturiano, Marcos Granda, que siente pasión por el vino; que tras pasar por algunos establecimientos emblemáticos; se decide abrir Skina en 2004 y lograr el reconocimiento de la crítica con una estrella Michelin en 2009. Un premio merecido para alguien que cuida y mima su establecimiento, su cocina y su increíble bodega.

El hecho de que Marcos no haya tenido formación en la cocina, no es óbice para que en Skina presente unos platos cuyo contenido se elabora a partir de un producto sobresaliente que adquiere de unos productores que selecciona personalmente. Desde el pan, de tomillo y aceitunas o el de tomate seco y orégano que elaboran en una panadería cercana, a los guisantes de lágrima de Pau Santamaría, o las verduras de la Finca Los Cuervos. Desde una carne marmoleada, como sólo hemos visto en las mejores piezas de Kobe, a los pescados y mariscos que le sirven pescadores de la zona.

image

Sabrosa experiencia es el eslogan que utiliza Marcos para definir su cocina. En Skina, además del excelente servicio de sala, que Marcos considera esencial en su propuesta. La puesta en escena de todos los platos que componen la carta, muy medida, se presentan con un efectismo que sin ser atrevido, son sumamente atractivos en su composición y plenos de sabor en la boca. Podríamos definir su cocina, como una sel

Unos extraordinarios guisantes con unas sublimes mollejas de cordero; o una gamba roja que prepara a la parrilla y une con un sorprendente guiso de oreja de cerdo de acompañamiento, que le da un tono muy interesante. Los ravioli de Paloma y café, vuelven a sorprender gratamente. Los huevos de campo y setas, son exquisitos.

image
Los huevos de campo y setas de invierno, una yema con un surtido de setas exquisito, uno de esos platos que te encantaría reproducir exactamente en casa para disfrutarlos más a menudo.
De cara al buen tiempo, reserve en su pequeña terraza y pruebe el menú degustación
Skina C/ Aduar 12, Marbella, Málaga

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.