Proponemos un recorrido por Cataluña, entre Barcelona y Gerona, la que avanza desde el interior hacia la Costa Brava para adentrarse en bellos paisajes como la zona volcánica de la Garrotxa. Una ruta que nos lleva a cruzar campos de arroz, a pasear pueblos medievales, a amanecer en históricas masías convertidas en hoteles, a pisar la tierra con denominación de origen que nos lleva a conocer a productores y los productos típicos de la comarca como la longaniza de Vic o las alubias de Santa Pau, el aceite de oliva, la primera sidra de la región o los vinos del Ampurdán.

Y, cómo no, un viaje que nos guía al placer de la buena mesa en restaurantes, con y sin estrella Michelin, que dan una buena muestra de la gastronomía de esta parte de la región. ¿Nos acompañas?

 

1. Fundación Alicia

En el municipio de Sant Fruitós de Bages, a 45 minutos de Barcelona, la Fundación Alicia ocupa una construcción moderna y discretamente camuflada entre el magnífico entorno natural de Món Sant Benet. También aquí se encuentra el monasterio benedictino de Sant Benet, uno de los mejor conservados de Cataluña.

Alicia, Ali-mentación y cien-cia, es un innovador centro internacional de investigación en el que científicos y cocineros se unen con el objetivo de conseguir que todos comamos mejor. Es un lugar de diálogo entre ciencia y cocina, alimentación y salud, de práctica y estudio. Las ideas surgen y las experiencias se comparten con colectivos -hospitales, colegios, alimentaciones especiales- y en talleres impartidos por profesionales comprometidos con el proyecto como Jaume Biarnés, cocinero de El Bulli y responsable de cocina de la Fundación.

La Fundación cuenta con el asesoramiento del chef Ferra Adrià y el cardiólogo Valentín Fuster.

fundacion-alicia

Fundación Alicia. Camí de Sant Benet, s/n – 08272 Sant Fruitós de Bages

 

2. Restaurante L’Ó

Dentro del complejo Món Sant Benet está el hotel con el mismo nombre. L’Ó, es uno de sus restaurantes que además cuenta con una estrella Michelin desde 2103 gracias al trabajo del chef, Jordi Llobet. Combina modernidad y tradición en una cocina que ofrece con un pequeño menú degustación y uno gastronómico compuesto por doce platos en los que con el mejor producto local reinterpreta y repasa recetas tradicionales. Platos tan destacables como el rape con texturas de coliflor y almendra marcona o el cordero con risotto de remolacha, setas y trufa se disfrutan rodeados por el ambiente relajado de un espacio moderno, cerrado con amplias cristaleras que permiten disfrutar del paisaje en el que se integra.

rest-lo-1

L’O. Camí de Sant Benet de Bages s/n, 08272 Sant Fruitós de Bages, Barcelona

 

3. Salchichón de Vic de Casa Riera Ordeix

Comenzaron en 1852 y es la sexta generación quien lleva las riendas de este negocio familiar con la misma ilusión, calidad y respeto a la tradición que sus antepasados. En su elaboración emplean carne de cerdo de granjas propias, hembra para el Salchichón de Vic y el trufado; y, de macho para el Payés y el Fuet de Vic. Tras el picado, se amasa, se adereza con sal marina, pimienta negra de India y se deja reposar para embutirlo en tripa natural. Para el secado natural que puede durar hasta 6 meses cuelgan este Salchichón, con Indicación Geográfica Protegida (IGP) desde 2002, en la estructura original de vigas de madera que utilizaban hace 160 años. Recomendamos probarlo con la coca de sucra o bizcocho de azúcar.

El Salchichón de Vic de casa Riera Ordeix se puede encontrar en las vitrinas de galerías internacionales tan prestigiosas como Harrods en Londres, Lafayette en París o KaDeWe en Berlín.

Casa Riera Ordeix

Casa Riera i Ordeix. Plaça dels Sants Màrtirs, 14. VIC

4. Hotel Mas Albereda

En Sant Julià de Vilatorta, entre el Pirineo y el Montseny, parece detenerse el tiempo en esta masía del siglo XVI con jardín, una pequeña piscina interior, o en alguna de sus terrazas.

Tiene veinte habitaciones, entre ellas cuatro suites, todas diferentes con decoraciones rústicas o modernas pero todas las comodidades que aseguran una estancia cómoda. Los días comienzan con un agradable desayuno con productos locales que forma parte de la oferta gastronómica de su restaurante, en el que la cocina de temporada está a cargo del chef Nandu Jubany, con tres soles Repsol en su restaurante Can Jubany.

mas-albereda2

Mas Albereda. Avinguda Sant Llorenç, 68. Sant Julià de Vilatorta

 

5. Las fesols de Santa Pau

Santa Pau, un pequeño municipio enclavado en pleno Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, es conocido por su bella estética medieval y por el cultivo de de sus famosas alubias. Cultivadas en un tierra volcánica rica en fósforo y minerales, las Fesols de Santa Pau (D.O.P.) son finas, con la piel suave y una textura mantecosa que las hace muy especiales. Lo tradicional no es tomarlas en guiso o en potaje. Después de una lenta cocción, a la que solo se añade sal, se toman al natural con un chorrito de buen aceite de oliva, solas o con butifarra.

Coincidiendo con la festividad de San Antonio Abad (17 de enero) se celebra la feria de la cata del fesol en la que participan los restaurantes que ofrecen sus platos de alubias en la plaza porticada del pueblo.

Un paseo por esta pequeña villa medieval le mostrará sus casas de piedra, la plaza donde se encuentra la iglesia gótica de Santa María, un Castillo construido en los siglos XIII y XIV y las vistas del mirador sobre el valle del Ser que además de las bocas de algunos de los 40 volcanes de la comarca, en días claros se ve el golfo de Rosas.

fesols-de-santa-pau

6. Restaurante Les Cols

Nada es lo que parece tras los recios muros de piedra de una antigua masía catalana enclavada en el pueblo de Olot. En ella nació Fina Puigdevall y en ella desarrolla toda su creatividad y sapiencia del medio para hacer una cocina de estacionalidad, sostenible y de proximidad. Todo es reflejo del espléndido paisaje rural de la Garrotxa que ha convertido a la chef en merecedora de dos estrellas Michelin y dos soles Repsol.

Un diseño interior de vanguardia, reconocido y premiado, combina los dorados de su salón principal con la luz natural de los comedores que lo rodean. Alguno mira al huerto y a las gallinas en libertad que inspiran a Puigdevall y a los comensales que las contemplan.

De ahí, sus dos menús degustación: “Huerto y gallinero” y “Verano y naturaleza”. Uno de los platos estrella es el huevo fresco del día, mayonesa, atún, espárrago blanco natural y liofilizado. Hasta los ingredientes, como el omnipresente alfarfón, son locales sin excepción de los vinos. Atención especial a los panes y a la variedad de quesos afinados al punto y bien acompañados de sus ricas mermeladas caseras.
En Les Cols el aperitivo se toma en el jardín y, si lo desea, también la copa de sobremesa sobre una manta en el césped.

img_2477

Les Cols. Ctra. de la Canya, s/n. OLOT (Girona)

 

7. Les Cols Pavellons.

El homenaje puede continuar con una experiencia absolutamente diferente y en un espacio más futurista que rural. Puede alojarse en un lugar donde la paz y la naturaleza están atrapadas entre los muros de cristal de un alojamiento único y diferente.

No importa si va con lo puesto para vivir una noche muy zen.

pabellon

Les Cols Pavellons. Ctra. de la Canya, s/n. OLOT (Girona)

 

8. Arroz de Pals

Una visita más que obligada para recrearse en este bellísimo pueblo medieval, conocido además por la calidad del arroz que se cultiva en sus tierras, el arroz de Pals.

Hay que dejarse llevar, sin prisas, por el entramado de calles empedradas que en ligero ascenso llegan a la Torre de las Horas, construida entre los siglos XI y XIII, con campanas que avisaban de la llegada de piratas. Hay que descubrir los restos de la muralla, visitar la iglesia de San Pedro y detenerse en el mirador de Josep Pla, el lugar al que al escritor le gustaba llevar a sus amigos para contemplar el Ampurdán con el macizo de Montgrí al fondo, división natural del Alto y el Bajo Ampurdán.

pals-3

Un paisaje cambiante de marismas y pantanos dedicado al cultivo del arroz desde el siglo XV que aún mantiene anegadas sus casi mil hectáreas de terrenos que continúan con esta labor.

arrozales-de-pals

Muy cerca y desde la carretera que discurre entre los pintorescos arrozales de Pals, se puede ver un pequeño arco que anuncia la entrada a otra encantadora villa medieval, Peratallada. Una visita más que obligada a pesar de que su entreda no deja adivinar la belleza que espera en el recorrido por sus calles de bonitas fachadas y plazas como la de Les Voltes.

 

9. Restaurante Sol Blanc

Un caserón con terraza y jardín en medio de un entorno dominado por los arrozales de Pals, es el lugar donde Jordi Ribas cocina recetas variadas de arroz.

Además, guisos, carnes a la brasa, pescado fresco, productos elaborados en la casa como foie y embutidos, quesos artesanos de pequeños productores y el producto estrella de la zona el arroz.

Sorprende la creatividad del cocinero en un espacio tan rural, aunque su especialidad son los arroces elaborados con recetas diferentes. Muy bueno el arroz seco con calamares, albóndigas, cigala y trufa de verano servido en lata, una paellera cuadrada. Y de postre, xuixo de Girona, una delicia con chocolate caliente recién hecho.

arroz-seco-con-calamar-en-sol-blanc

Sol Blanc. Barri Molinet, 14. Pals, Girona

 

10. Mas Auró

Enric Murio y Carme Salvadó son los propietarios de Mas Auró. Una finca de la comarca del Pla de l’Estany donde se elaboran aceites con D. O. del Ampurdán de las variedades arbequina, argudell, frantoio y koroneiki. Como buenos anfitriones, consiguen transmitir su pasión por esta tierra mientras enseñan su molino de última generación, guían en las catas para conocer sus aceites y pasean con las visitas por la explotación familiar donde también cultivan pequeñas cantidades de frutas y verduras como tomates o calabaza.

img_2733

Mas Auró. Veïnat Batllori, 7 – Esponellà

 

11. Mooma Cider

Para profundizar en el mundo de la manzana llegamos a Mas Saulot, en Palau-Sator (Bajo Ampurdán) donde estas crecen bendecidas por el clima mediterráneo. Ahí se encuentra la base de Mooma Cider que elabora la primera sidra catalana gracias al esfuerzo de una familia con tradición en el campo y las frutas.

Emplean materia prima local de primera calidad de donde extraen, además de la sidra natural y baja en alcohol que allí se puede probar, otros productos derivados de la manzana como zumos, manzana deshidratada tipo snack o vinagre.

mooma-cider

Mooma Cider. Mas Saulot, s/n. Palau-sator, Gerona

 

12. Hotel Mas Salvi

Mas Salvi, es un refugio de lujo del Ampurdán. Cuatro estrellas en pleno corazón de la Costa Brava, a 3 kilómetros de la playa y en medio de un bosque mediterráneo de la zona protegida del Quermany de Pals. Un privilegiado entorno que asegura tranquilidad y descanso en cualquiera de sus treinta suites con terraza privada.

Esta masía del siglo XVII, recién restaurada, tiene entre sus instalaciones una gran piscina en el jardín, además de la climatizada.

posterior-masia_mas-salvi

Mas Salvi. Carrer de Carmany, s/n. Pals – Gerona

13. Restaurante Casamar

Uno de los rincones de la Costa Brava que aúna encanto y buena mesa, es Casamar, el restaurante con estrella Michelin de Quim Casellas.

Algunas de sus mesas tienen el privilegio de asomar a la bahía de Llafranc, en el municipio que vio nacer al escritor Josep Pla, Palafrugell.

El joven chef es un apasionado de la buena cocina que respeta el producto y su elaboración con platos que también sorprenden a la vista. Hay que probar el canelón templado de puerro con cigalas y parmesano, un soberbio clásico de la casa.

Las mágicas veladas en esta gran casa pueden terminar con habaneras con sabor a ron, café, canela y limón -tipo caimada-, mientras el Mediterráneo envuelve con todos sus encantos.

rest-casa-mar1

Casamar. Carrer del Nero, 3. Llafranc – Gerona

 

14. Bodega Brugarol, finca Bell-Lloc

Brugarol es una bodega que se encuentra en la finca Bell-Lloc, ubicada en un magnífico entorno natural del municipio de Palamós, amparado bajo la D.O. Empurdá-Costa Brava.

La bodega, con un diseño de vanguardia del estudio de arquitectura RCR, se esconde bajo las tierras del viñedo adaptada al medio ambiente. Una rampa entre estructuras de a al interior por una rampa y se camina entre estructuras de acero que apenas dejan pasar la luz natural. Cultivan variedades tintas y blancas -garnacha, cariñena, monastrell, cabernet franc y sauvignon, xarel·lo, moscatel y malvasía- y elaboran vinos y espumosos, naturales y sin aditivos, que se pueden probar junto con el aceite en las catas que ofrecen en la bodega.

A la vista queda, como única construcción, una encantadora masía catalana en la que puede alojarse y disfrutar al aire libre o en su magnífica terraza con vistas al valle, de la gastronomía y productos de su huerto, de su corral con gallinas, ovejas, cabras y cerdos ibéricos y, como no, pescados frescos del puerto cercano de Palamós.

bodega-brugarol-3

Brugarol. Camí de Bell Lloc s/n. Palamós

15. Tots a Taula

Un espacio para amantes de la gastronomía que además de comer deseen poner en práctica la experiencia de cocinar con productos de proximidad y temporada, sin prisas y guiados por profesionales.

Cursos, talleres, catas, presentaciones de productos, showcooking, eventos privados y de empresa.

tots-a-taula

Tots a Taula. Calle Canonge Dorca, 28 baixos. Gerona

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.