Puede que no haya otro objeto, otra máquina creada por el hombre que tenga una estética tan atractiva como las motos clásicas. Las motos clásicas son un icono de una época, un tótem del mejor diseño e ingeniería de la primera mitad del siglo XX.

En la mente de todo el mundo están motocicletas de marcas legendarias que siguen rodando en nuestras carreteras como Harley Davidson o BMW, pero otras muchas que solo ocupan los garajes de coleccionistas.
En esta serie de tres artículos que iremos publicando en nuestros próximos tres números, tratamos de mostrarles las que a nuestro juicio son las 12 motos clásicas más apreciadas por coleccionistas,

Royal Enfield

Royal Enfield Bullet

Royal Enfieldes una marca emblemática que se hizo popular durante la II Guerra Mundial cuando las tropas inglesas que combatían contra las tropas nazis del general Rommelen el desierto de Libia, las utilizaban como principal medio de transporte. Demostrando así su dureza y durabilidad las motos Royal Enfield se han hecho un hueco en la historia.

La RofalEnfieldBullet es una de las motocicletas más populares de todos los tiempos. Este modelo posee un récord especial. Es la moto que durante más tiempo se ha fabricado en la historia, concretamente se produce en serie desde 1948. Pero la auténtica joya de la corona es el modelo construido en 1931, con un motor de 4 tiempos de 350c.c. y un acabado cromado muy especial.

Norton Commando 2

Norton Commando

La también moto británica Norton Commando fue nombrada “Máquina del Año” por cinco años consecutivos de 1968 a 1972. Esto nos da una dimensión de su impronta en los últimos años sesenta. Su innovador sistema Isolastic, que reducía sensiblemente la vibración del motor, revolucionó el mundo de las motocicletas.

Una pieza de museo que fue diseñado por un grupo de ingenieros que dejó Mercedes-Benz, para producir durante diez años la Norton Commando. Su fama y fiabilidad era tal que cuerpos de elite de la interpol adquirieron este modelo. Su motor de 850 c.c. le hacían ser una gran cruiser.

vincent-black-shadow-08

Vincent Black Shadow

Esta moto se construyó por primera vez en 1948.  Fue una motocicleta innovadora para su época y tenía varias características únicas entra las que se incluían un increíble motor de aluminio. Toda la moto se hacía a mano, lo que la hacía aún más especial. Llegó a ser una moto de carreras gracias a su motor de 998 c.c. que la hacía una moto impulsiva y con mucha fuerza interior. De hecho, había un dicho que si se conducía esta moto a su máxima velocidad, era casí seguro que moriría.

The Black Shadow se vendían como rosquillas, ostentó el récord de producción durante 20 años.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.