En el año 2015 el Mercedes Benz 190 SL, uno de los coches de líneas más características, cumplía sesenta años. A pesar del tiempo transcurrido desde que se presentó en sociedad en el Salón del Automóvil de Nueva York en 1954, su elegancia y estilo único, siguen provocando la mirada de todos y le mantienen como uno de los modelos deportivos más admirados del mundo.

Los ingenieros de Mercedes recibieron el encargo y el reto de crear un coche más asequible que su hermano mayor, el Mercedes 300SL, el mítico y fabuloso Alas de Gaviota. El resultado fue el 190SL que comenzó a fabricarse en 1955 y estuvo en producción hasta 1963, tiempo durante el cual se llegaron a producir 26.000 unidades, ¡un éxito de ventas! De las cuales el 40% se vendió en USA.

Mercedes

El estilo de la carrocería es el de un roadster, de dos puertas, con techo rígido extraíble. Es un coche bajo, no levanta del suelo más de 1,32m; mientras que tiene un largo de 4,22m y 1,66m de ancho.

A pesar de no haber sido diseñado como un deportivo puro, y no tener la punta de velocidad de otros modelos, es un biplaza ideal para disfrutar de los viajes por carretera. Su motorización de 1.897 C.C. desarrolla 105 CV de potencia, lo que le garantizaba una velocidad media adecuada, pero no la agilidad y velocidad punta de un coche rápido.

Mercedes-190-SL-classic-cars-02

La caja de cambios es manual de 4 velocidades, propulsión trasera y suspensión independiente. El 190 SL cubicaba un motor de 1.9 litros de cuatro cilindros que era básicamente el mismo que montaba su hermano mayor, aunque este era de seis cilindros.

Su diseño es una combinación del modelo 300SL y del Clase S. De este utiliza la plataforma, las luces traseras y la suspensión, mientras que del primero monta la parrilla y el paragolpes. La carrocería del 190 SL es de acero, mientras que el capó, la tapa del maletero, el marco y el panel de la puerta son de aluminio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.