Si en Bélgica el chocolate es el rey de los dulces, el de los salados son las “frites”. Unas crujientes patatas fritas cortadas a la francesa que son, además, compañeras inseparables de los también típicos “moules”, mejillones al vapor con salsa.

Esta fórmula belga se ha extendido con éxito a otras ciudades como Londres, París o Nueva York y ahora, gracias a Pablo Caruncho, le ha llegado el turno a Madrid con Mejillón, su restaurante recién estrenado en el que se puede disfrutar de esta rica y divertida combinación.

MEJILLON (9)

El local está en una primera planta con espacio para mesas con sillas altas y dos comedores; el principal con balcones franceses que asoman a la calle Orellana, y otro más pequeño con una chimenea original de la casa. La decoración de maderas y colores blanco, rojo y azul que evocan al mar, consiguen una atmosfera distendida y desenfadada para disfrutar de una cocina ininterrumpida.

MEJILLON (14)

La propuesta se centra en los “moules frites” que consisten en una cazuela de mejillones de roca que, aunque no tienen el tamaño de los gallegos, están muy sabrosos cocinados con diferentes salsas procedentes de todas las nacionales. Las tradicionales son la belga (con apio y cebolla), la receta francesa (con nata y vino blanco) o la española (a la marinera). Otras más exóticas como la peruana (con leche de tigre, cebolla morada y maíz) o la japonesa (con salsa de soja), y la barbacoa (con salsa barbacoa casera y Jack Daniels). Para los amantes del picante, la mexicana (con chipotle), la italiana (con tomate, albahaca, ajo y guindilla) o la hindú (con curry rojo).

Las cazuelas se sirven acompañadas de patatas fritas y, como no, por alguna de las cervezas nacionales, internacionales y hasta naturales, o vino blanco o cócteles diseñados por Joel Jamal, campeón de España de coctelería 2015.

17

Aunque los “moules frites” son la especialidad de la casa la carta también incluye steak tartar, cortada a cuchillo de lomo bajo de vaca vieja gallega con un toque picante, el escalope capitán tamaño XXL, la burrata fresca con aceite de oliva y albahaca o algún plato de pasta que siempre hay en el menú. En cuanto a los postres, hay recetas caseras como los crepes o los gofres de chocolate, nutella, fresa o dulce leche o el Suspiro Chai.

Precio medio: 20 €

Mejillón. Orellana 1 – Madrid. Tel: (+34) 911 375 785

www.mejillonrestaurants.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.