Un puñado de restaurantes como el Tokio Taro del maestro Sato y su alumno Ricardo Sanz (Kabuki), la extraordinaria barra de sushi del Suntory, o un Naomi, más humilde pero auténtico; nos permitieron descubrir a finales de los 80 la por entonces exótica cocina japonesa.

Interesado y fascinado por su sorprendente y delicada gastronomía, permanecíamos atentos a cada nueva apertura. Así, hace diez años, asistimos al nacimiento del restaurante Inari. Hoy en plena madurez y ya consolidado, destaca como uno de los ‘japos’ de mejor relación calidad precio en Madrid.

Inari_Tuna maki crunchy

Gracias sobre todo a la influencia del maestro Ricardo Sanz y en cierta medida a emprendedores como Nacho Fernández de Inari, hoy, la cocina japonesa aporta un enorme catálogo de técnicas, sabores y productos a nuestro acervo gastronómico. Técnicas de preparación en crudo, concentrados de dashi que potencian e intensifican sabores, cítricos refrescantes como el yuzu, o el aporte salino de la soja; son elementos comunes en los menús.

La cocina japonesa hace honor a una trilogía principal: Producto, técnica y equilibrio. Un producto al que se tiene un respeto reverencial, incluso hasta límites que en occidente no entendemos. Una técnica depurada, precisa y exquisita, llevada a extremos de perfección que exigen tantos años de dedicación y estudio que no existen en este lado del mundo. Y un equilibrio perfecto, de armonías, sabores y estéticas que atienden a códigos centenarios y ceremonias de servicio imbatibles hoy en día.

Inari-California especial

El hecho de viajar a Japón antes de abrir Inari, permitió a Nacho empaparse de esos principios básicos de la cocina japo, y,que su restaurante se mantuviera durante todos estos años como un referente de la cocina japo de calidad, pero asequible. Tras Kabuki y la sucursal de 99 Sushi bar de Padre Damián, Inari, ha permanecido siempre en ese segundo escalón que permite disfrutar del mejor producto a precios razonables y asumibles para que una gran parte del público pueda disfrutar de una cocina que engancha.

La observación de estos tres elementos, la selección de los mejores proveedores y del mejor producto, así como la innovación con la incorporación de nuevos platos cada temporada; le permitieron abrir junto a un primer local en pleno barrio de Salamanca, decorado en tonos sobrios y elegantes; un segundo establecimiento en La Moraleja con una gran terraza permanente.

Diez años después de comenzar su andadura, Inari mantiene algunos platos que permanecen en el guion de la carta por exigencias de crítica y público como: El soft shell crab, sus tartares de atún picante, el maki california especial o las gyozas de pasta fina y rellenos variados. A estos se han unido más recientemente elaboraciones con carne wagyu; que son fijos en cualquier comanda.

Con motivo de su décimo aniversario ha establecido un menú degustación de diez platos icónicos que estará disponible a lo largo de todo este año.

Inari. General Pardiñas 43. Madrid. Tlf: 91 576 33 12

Inari Azalea 1. El Soto de la Moraleja. Madrid Tlf: 91 007 03 56

 

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.