Wine Advocate la revista de Robert Parker, el gran gurú de los vinos es el equivalente a la Guía Roja de Michelin en restauración. A mediados de los años cincuenta del pasado Siglo XX, Parker comenzó a editar un panfleto en el que catalogaba una serie de vinos locales. Fue ganando fama y prestigio hasta que, contra la opinión de la mayoría apostó por la excelencia de la cosecha de Burdeos de 1982, que se manifestó como tal. Desde ese momento Wine Advocate y Robert Parker, son la Biblia y su Profeta y por tanto sus análisis y conclusiones se atienden como dogma de fe.

Este año se han catado miles de vinos de todo el mundo y sólo 17 han logrado obtener la máxima puntuación. Los 100 puntos que definen un vino como perfecto. Uno de ellos ha sido el vino de Rioja Las Beatas 2015 de Vinos Telmo Rodriguez que, en las terrazas de Labastida, en Alava, ha logrado, en su quinta cosecha, un vino perfecto para Luis Gutierrez, el hombre Parker para España. Pablo Eguzkiza y Telmo Rodríguez, socios y enólogos han apostado por viñedos de uvas autóctonas que crecen en las dos hectáreas escasas de viñedos cuyas cepas se retuercen en un suelo pobre en el que explotan todo su potencial.

Telmo se formó en Burdeos primero, después fue a trabajar al valle del Ródano donde se obró el milagro de entender que la esencia del vino pasaba por aquellos que tuvieran alma. Telmo es uno de los viticultores más influyentes de nuestro país. Él siempre apuesta por los vinos con alma y personalidad, prevaleciendo la calidad a la cantidad, aunque no se esconde ni disimula haciendo vinos para grandes almacenes. Sin embargo, Telmo centra su trabajo en pequeñas parcelas, casi olvidadas, de suelos pobres en los que apenas puede crecer otra cosa que cepas retorcidas.

Así, da lugar a vinos muy especiales, con mucha personalidad y alma. De nuevo el alma que no es otra cosa que aquello que busca una minoría pudiente, una élite que busca la excelencia, los vinos más singulares y diferentes. Aquellos que rompiendo las normas establecidas por los consejos reguladores, se obtienen de uvas o de parcelas olvidadas, dando lugar a vinos sobresalientes, que se pagan bien, por encima incluso de las tres cifras. Esta es la filosofía de su éxito. Vinos muy singulares y en cantidades limitadas para revalorizarlo. Una lección de economía básica.

Las Beatas 2015, como todos los vinos de Telmo, describen una historia ligada a un territorio, a un clima y a un tipo de uva muy especial. Dos hectáreas de terreno a 600 metros colgados de la Sierra de Cantabria en una pendiente en la que crecen cepas centenarias que se retuercen para extraer todo el potencial de la tierra en la que crecen. Una producción limitada de sólo 1.499 botellas ha dado a luz al mejor vino de La Rioja de los últimos años, según Wine Advocate.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.