Una tortilla con mucha patata, pero a la que añade más huevo y alguna yema adicional para que quede levemente cuajada y muy jugosa. Una vez mezcladas la patata, la cebolla y el huevo; se da vuelta y vuelta. Resultado, una tortilla más jugosa, pero bien formada, y que sabe a patata, cebolla y huevo. Lástima que no esté disponible en una barra para tomar a cualquier hora con una caña.

Si tenemos debilidad por la cocina de Nino Redruello, en una pequeña parte se debe a sus tortillas que desbordan cualquier medida y hace tiempo que nos conquistó a todos aquellos que andamos a la búsqueda de la tortilla perfecta y que siempre encontramos aquí. Si no lo creen, compruébenlo Uds. mismos.

Las Tortillas de Gabino no se limitan a la tradicional de patata y cebolla, sino que se extiende a una inconmensurable tortilla trufada, que deja respirar el aroma a trufa después de cada bocado, y otras más barrocas pero igual de ricas como la de pulpo o la de Torta del Casar y la guisada con callos o una más compleja de sopa de ajo. Todas excelentes.

Las Tortillas de Gabino

Nino Redruello es uno de los cocineros más serios, maduros y mejor formados de la escena gastronómica madrileña. Sus platos muestran el absoluto dominio que ejerce en la cocina ‘tocando’ cada ingrediente lo justo para transformar sin grandes evoluciones, ni giros enrevesados y extraer lo mejor de cada producto. Platos que hablan de una cocina de buena comida de diario y que gusta a todos.

Un cocinero inquieto que se mueve, que cocina, y que dirige conceptos tan diferentes, pero tan comunes a la vez, como son: La Ancha, La Gabinoteca y Las Tortillas de Gabino. Conceptos diferentes en la propuesta, pero exactos en el concepto. Solo buena cocina, platos con mucho sabor y que se presentan en su justo punto de preparación, bien hechos y jugosos.

Las Tortillas de Gabino

Por supuesto que su cocina no se limita a las tortillas. Como muestra unas navajas que cuece ya abiertas y cortadas y, que gratina con queso y condimenta con frescura. El clásico bombón de foie, un bocado elegante. Una muy buena ensaladilla rusa con salsa de cigalas un punto melosa que potencia su sabor. Las judías verdes, hechas al dente y con una finísima crema de guisante, ligada con patata que apenas se percibe, pero que le da untuosidad. Debería ser un plato obligatorio para todos los niños ¡se enamorarían de la verdura!

La corvina es un pescado muy de moda pero al que no todo el mundo sabe sacarle el partido que merece. Nino no solo la sirve jugosa, sino que la pieza tiene cuerpo y es tersa en la boca, además de resultar un plato fresco. La carrillera es una de las carnes más agradecidas, pero es que aquí, de nuevo, su puesta en escena es de sobresaliente. La carne se mantiene entera pero se deshace nada más apoyar el tenedor, es suave y delicada y el sabor que le infiere con la salsa glaseada con la que se sirve consigue hacernos suspirar con cada bocado.

A los postres Nino vuelve a provocarnos con un flan de queso, ligero y fresco pero que tras cada cucharada sabe profundamente a queso. Una espuma de chocolate que en principio se puede hacer pesada a la vista, pero que vuelve a ser ligera, etérea y aireada. Un pecado mortal para el que le guste el chocolate.

Las Tortillas de Gabino. C/ Rafael Calvo 20, Madrid Tlf 913 19 75 05

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.