es una de las tres aperturas que Paco Quirós y Teresa Monteoliva abren en Madrid, tras los dos restaurantes Cañadío, en Santander primero y en Madrid después; y La Bien Aparecida también en la capital. De todas las brillantes fórmulas que han creado, el restaurante Cañadío de Santander es infalible tanto en su barra como en la mesa.

En La Maruca han extendido una fórmula que funciona en la que saben aportar primero el espíritu de la cocina y el sentir santanderino; trasladando una parte de la excelente carta que hacen en sus dos primeros restaurantes, aunque con platos y enfoques diferentes y en donde aportan producto de calidad traído del norte de España. A estos ingredientes añaden un magnifico recetario heredado de la buena cocina de Santander y que de algún modo nos puede recordar cierta inspiración en los platos que ya han hecho historia en Cañadío y que han demostrado saber hacer muy bien.

La Maruca

 

En definitiva una fórmula que funciona: sabores reconocibles, platos fáciles y atractivos, ricos y precios ajustados. Una cocina sencilla, sin artificios ni estridencias que solo pretende gustar a base de buen producto, recetas sin complicaciones y sabores que gustan.

El local es luminoso y acogedor y en el que dominan los tonos claros y colores limpios, que aportan luz al comedor. Paredes que se visten de fotografías de época que evocan el Santander de primeros del siglo XX. Maderas naturales, planos verticales y cristales traslucidos crean un ambiente cálido y muy agradable.

20141108_231331

 

No pueden faltar en el aperitivo o entre las entradas cuando uno se sienta a comer, unas rabas bien hechas, señas de identidad de la ciudad de donde proceden.  Sirven buenas anchoas de Santoña, unos buñuelos de brandada de bacalao que, aunque a primera vista podían parecer que traían exceso de grasa, eran ligeros y muy ricos. La ensaladilla rusa correcta, y los bocartes fritos, deliciosos; exactamente igual que los que tenemos la suerte de probar y disfrutar cuando vamos por tierras de Cantabria. Un canelón relleno de pularda y foie, delicado y suave que nos convenció desde el primer bocado.

20141108_232252

 

Sus típicas croquetas de carne de cocido, potentes y de mucho sabor. El pulpo a la plancha con puré de matanza, bien hecho, blando y rico. Los chipirones en su tinta con arroz cremoso, un plato típico de Santander, mejorado con la untuosidad que le da el arroz cremoso al ya de por si rico plato santaderino. También probamos un excelente guiso de alubias rojas con patatas, que era de nivel, un plato sustancioso de cuchara que nos encantó.

La Maruca. C/ Velázquez 54  Tlf 917 81 49 69

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.