En una estrecha callejuela que apenas aparece en los mapas, y que desde luego no está en el recuerdo de casi nadie, se oculta una gran terraza, un amplio patio muy agradable, alejado del mundanal ruido, donde han abierto una taberna de ambiente e inspiración andaluza: La Encarna.

Dicen que Andalucía tiene duende. Federico García Lorca ya utilizaba esta expresión para definir ese talento sublime con el que unos pocos son capaces de interpretar una obra de teatro o los menos ponerse delante de un toro. Luego el flamenco se encargó de popularizar esta expresión extendiendo su ámbito a toda Andalucía, a su luz especial y a su alegría desbordada.

La Encarna Bistró Andaluz_2

Gastronómicamente Andalucía está de moda en Madrid. Desde el desembarcó reciente de chefs como el estrellado Dani García con su exitoso Bibo, o los ya tradicionales locales gaditanos, inigualables, como Surtopía o La Caleta; un Kulto que rinde tributo al producto andaluz, o el producto venerado y demandado en la mayoría de las cartas de nuestros restaurantes, el atún de almadraba del Estrecho ¡Andalucía está de moda!

En la mayor parte de las ocasiones, los buenos cocineros y jefes de sala han aprendido el oficio trabajando duro junto a grandes maestros que han sabido transmitir con el ejemplo todo el conocimiento aprehendido que atesoraban. En otras, las escuelas han formado con impecable academicismo a sus alumnos.  En raras ocasiones la escuela de la vida es la que enseña una profesión. Este es el caso de la escuela del padre Lezama (Taberna del Alabardero, Café de Oriente, entre otros) que desde los años 60 ha formado a cientos de grandes profesionales de la hostelería.

En La Encarna, la chef Agustina y las personas encargadas de la sala proceden de la Escuela del Padre Lezama. Se han formado y han trabajado en esta gran familia que creó el padre a mediados del Siglo XX para dar salida a tantos jóvenes sin recursos y cuyas ramificaciones se extienden hasta Estados Unidos.

Para abrir boca bien un Bloody Mary impecable, con toque andaluz a base de fino en lugar de vodka o una Manzanilla de Sanlúcar. La carta de vinos sorprende por la inclusión de vinos andaluces, sevillanos y gaditanos para más señas, que, siendo desconocidos para la mayoría, resultan frescos e interesantes.

Ensaladilla de gambones La Encarna

La carta ofrece los platos en raciones completas y medias raciones, la opción más recomendable para así poder probar más cosas. Una ensaladilla de gambones realmente buena en su punto justo de sabor salino y marino. El salmorejo, cremoso, muy acertado. Las verduritas tiernas con queso, suaves y bien traídas. Las albóndigas de choco, correctas sin más. El guiso de carrillera bueno, podría mejorar si cargaran con más vino la salsa. El Burguer de langostinos, es uno de los bocados más resultones de todos.

Nos quedamos con ganas de volver, cenar en la terraza y probar el resto de la carta, cosa que solucionaremos en breve.

La Encarna C/ Recaredo 2, Madrid

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.