En pleno siglo XXI hay muy pocos restaurantes que puedan presumir de mantenerse en la cumbre durante ya cuatro generaciones. Cuando en 1943 el mundo y más concretamente Europa, atravesaba una de las épocas más convulsas de su historia; Otto Horcher llegó a Madrid para abrir en la zona más emblemática de la ciudad, junto a los jardines del Parque del Retiro, un restaurante a imagen y semejanza del que su padre había inaugurado en 1903 en un pujante y vibrante Berlín de primeros de siglo XX.

Hoy, su nieta Elizabeth sigue al frente del que tal vez es el último restaurante de la capital con cierto ‘grandeur’. Un local cuya esencia y espíritu original se sustentan sobre una carta de alta cocina internacional y un servicio impecable que alcanza unas cotas de profesionalidad inigualables. Un servicio que dispensa un trato al cliente formidable con un saber hacer en sala, y una capacidad para operar con precisión sobre el plato; que destacan muy por encima de cualquier otro establecimiento incluso de los que ostentan estrellas.

CRISTALERA MESAS

Salvo honrosas excepciones, la mayor parte de los restaurantes de hoy en día son establecimientos sin personalidad ni especialización alguna en la cocina. La gran mayoría ofrecen una carta genérica e indeterminada, de platos más o menos resultones, pero sin más. Si Horcher sigue ocupando un puesto entre las grandes mesas de la capital es por haber sabido mantener una cocina de estilo bien definido, de platos de fondo, con una personalidad muy marcada que en otoño alcanza su clímax con formidables platos de caza.

Ganso (6)

Excelentes platos clásicos como la perdiz o la becada a la prensa, se terminan de preparar en la sala para extraer toda su esencia, a la vista del comensal. Durante el otoño se incorporan brillantes platos fuera de carta. Así, el faisán o el ganso asados constituyen una sublime oda a los sabores del otoño. Un asado perfectamente interpretado al que se le acompaña de puré de manzana, castañas, y lombarda; un plato en el que se resume la verdadera naturaleza del otoño.

Lomo de corzo asado al natural (5)

Horcher mantiene desde su apertura hace más de cien años, una cocina eterna, de tradición, ajena a modas más o menos pasajeras que, junto al ‘charme’ de la sala y el ‘grandeur’ del servicio; constituyen parte del intangible que hacen de este local que tal vez sea el último representante de una saga y estirpe de establecimientos únicos. De hecho, nos consta que precisamente por ese perfecto clasicismo en la cocina, sigue siendo uno de los restaurantes favoritos de los grandes chefs con estrella, que no pierden oportunidad para sentarse en su mesa y disfrutar de un gran restaurante de siempre.

Horcher Alfonso XII, 6,  Madrid. Tlf  915 22 07 31

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.