Poseer un coche clásico es uno de los mayores placeres que un hombre puede disfrutar. Sabe que todo el mundo se da la vuelta para observarle cuando pasa con su motor ronco y viejo y su paso lento, pero elegante y decidido como aquel que peina canas y ha hecho el camino muchas veces antes.

Mantener un clásico requiere de cuidados

  • Dejarlo aparcado en un lugar seco, alejado de humedades que corroan la carrocería, incluso colocando un humidificador en el garaje.
  • Arrancar el vehículo con regularidad – al menos una vez cada dos semanas – permitiendo que alcance la temperatura de funcionamiento antes de apagarlo.
  • Si es posible conducirlo unos pocos kilómetros para prevenir problemas potenciales, tales como frenos y embragues pegados u obstruidos.
  • Deje el freno de mano libre ya que en algunos casos puede bloquearse cuando está mucho tiempo puesto.
  • Si el vehículo está en una pendiente poonga cuñas debajo de las ruedas y estas giradas hacia el bordillo.
  • Desconectar la batería.
  • Mantenga los líquidos nivelados. Debe comprobar los niveles periódicamente: Aceite, agua, frenos y embrague.
  • Haga una revisión anual con un cambio de aceite como mínimo, revise frenos, dirección y suspensión sobre todo.
  • Mantenga el coche en su estado original, no lo personalice, perderá valor. Conserve las piezas originales de vehículo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.