¡Abróchense los cinturones! Porque el primer coche volador está a la vuelta de la esquina.

No se trata de una broma o una película de ciencia ficción. En tan solo algunos años, es probable que podamos ver sobrevolar el cielo o circular en las carreteras el primer coche volador.

Al menos, esa es la promesa de Terrafugia, compañía norteamericana afincada en Boston, que afirma estar muy cerca de conseguirlo después de presentar el diseño de un vehículo volador: el Terrafugia TF-X.

terrafugia_tf-x_rendering_33_0

La compañía ya había hecho un primer intento con el lanzamiento del Transition en el 2013, un automóvil que podía circular por carretera y volar. Ahora, basándose en aquel primer prototipo mejorado, han presentado el Terrafugia TF-X en la feria anual de la Experimental Aircraft Association (Asociación de Aviones Experimentales) en Oshkosh, Wisconsin.

El Terrafugia TF-X es un híbrido entre avión y coche que dispone de alas retráctiles a ambos lados —para despegar y aterrizar—propulsadas por unas hélices accionadas por unos motores eléctricos de 600 CV de potencia. Una vez en el aire, pasa a funcionar un motor de combustión de 300 CV en modo crucero que puede alcanzar la velocidad 322 km/h y proporciona una autonomía de vuelo de 800 km, sin necesidad de recargar y/o repostar. El propio vehículo recarga las baterías con el propulsor de combustión a modo de generador, aunque también se pueden enchufar a una toma de corriente convencional.

terrafugia_tf-x_rendering_40

El vehículo que puede transportar hasta cuatro personas es semiautónomo, con un cuadro de mandos automático controlado por un ordenador para que los pasajeros solo tengan que escribir el lugar de destino antes de despegar. El aterrizaje también puede realizarse de modo automático, aunque siempre se puede pasar a la opción de vuelo manual para abortar el intento de aterrizaje frente a cualquier imprevisto. Lo mejor de todo: en solo cinco horas estamos listos para pilotarlo.

terrafugia_tf-x_rendering_35

Todo un sueño, ¿verdad? El único problema es que habrá que esperar al menos ocho años para ver el automóvil en las calles y su precio oscilará entre los 200.000 y los 300.000 euros. Además, hay que tener en cuenta que el Terrafugia TF-X necesita un radio mínimo de 30,5 m para despegar y solo será posible hacerlo desde un helipuerto.

Aunque es una realidad cercana, el sueño de un coche volador será un lujo solo al alcance de unos pocos. El resto, me temo, tendremos que conformarnos con verlo y seguir soñando.

Más información: www.terrafugia.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.