Desde siempre el Valle de Arán llegaba por un lado al Atlántico siguiendo el curso del río Garona y por otro al Mediterráneo por el cauce del Noguera Pallarés. Sin embargo, no tuvo acceso por carretera con el resto de Cataluña hasta el primer cuarto del siglo XX y a través del túnel de Vielha hasta 1950. Hoy y gracias al turismo de nieve es una de las comarcas más prósperas de la zona. Con un Idioma propio y solo 10.000 habitantes, el Valle de Arán es una de las cuencas más singulares y bellas de España.

Tras recorrer cinco kilómetros de carretera por el túnel, bajo el gran macizo montañoso, el descenso hasta Vielha  muestra una panorámica idílica del valle y enseña el ascenso hasta las cumbre nevadas de la estación de esquí de Baqueira Beret, el mayor dominio esquiable en nuestro país. La carretera de ascenso a Baqueira recorre pequeños pueblos inundados de nieve, en los que el campanario de la iglesia emerge por encima de los tejados de pizarra gris de casas levantadas con gruesas piedra que aíslan del frío.

Foto: web Baqqueira Beret

Una estación que cumple este año el medio siglo de vida, inauguró el año pasado 21 nuevas (antiguos itinerarios de montaña) pistas que no se pisan y que han elevado el nivel técnico de la estación y suponen unas tres horas más de esquí para los esquiadores avezados . Gracias a estos nuevos trazados  Baqueira se convierte en uno de los dominios más interesantes para esquiadores expertos. El llamado safari Negro, recorre las 17 pistas más extremas de los valles de Baqueira y Bonaigua, pistas como Muget, Manaud, Pales, Pala Gran de Peülla y Arias entre otras suponen un desafío para ‘riders’ expertos. Mientras, las pistas de Beret, más sencillas, son idóneas para familias y esquiadores que simplemente quieren disfrutar sin exigirse.

En Beret, desde Blanhiblar, a una altura de 2.245 metros, se tienen una de las mejores vistas de la estación mientras  se disfruta reponiendo fuerzas en el bar al aire libre con jamón ibérico y pan con tomate. Parrec Dossau, el otro refugio de Beret con buenas vistas del Valle y tapas diseñadas por Paco Roncero y Dani García.

casa-irene

Para comer

El hecho de que el Valle hubiera estado casi aislado del resto de España e incluso mejor comunicado con los pueblos limítrofes de Francia, ha conformado una gastronomía más influenciada por la cocina francesa (patos y pates) que por la que se hace a este lado de los Pirineos. Una cocina popular hecha en la lumbre de las chimeneas que se encontraban en el interior de las casas. Es una cocina potente, contundente, hecha para combatir el frío y aportar las calorías necesarias. La olla aranesa es un claro ejemplo de este tipo de cocina. El panorama de restaurantes que salpican el valle, es muy interesante y lógicamente la oferta es mucho más refinada y actualizada de lo que fuera en su momento.

En Artíes

Casa Irene

Un clásico que hay que conocer. Es tal vez el restaurante más prestigioso del Valle, tanto por el nivel de su comida como por el de sus comensales más lustres. El rey Juan Carlos acudía aquí cada temporada cuando venía  a esquiar.  Tiene dos menús degustación y otro que cambia cada día.

Urtau

Los pinchos más populares a este lado del río Bidasoa. Ubicado en la misma plaza del pueblo. Aunque ha abierto otros, este es el original. Comenzaron ofreciendo platos contundentes de la zona, e introdujeron los pinchos en la década de los 90, hoy ofrecen más de medio centenar de ellos y su fama alcanza todo el valle. Buen selección de vinos por copas.

En Unha

Vinoteca Eth Cerer

Más que un pueblo es una aldea. Muy buena cocina local en un entorno único de piedra, madera y chimenea que calienta el ambiente.  Dos menús a muy buen precio. Una debilidad: su pan de cristal con fuet y tomate y los huevos fritos rotos con foie. El magret de pato muy bueno. Carta de vinos seleccionados directamente por su dueño.

En Baguergue

Casa Peru

Buena cocina casera con los mejores productos del valle. Si se deja caer por aquí,  su famosa tortilla de patatas es un imprescindible. Otra recomendación con la que cerrar la comanda son sus albóndigas de ciervo.

En Baqueira

Hamburguesería  Escornacrabes

En Baqueira 1.500 junto al hotel Montarto, ofrece unas hamburguesas de muy buena calidad y a precios razonables.

Baqueira Wine Bar por Viña Pomal

Una vinoteca con una gran selección de vinos de denominaciones de origen de toda España y cocina a base de raciones que se pueden disfrutar en la barra o en mesa.

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.