A poco más de una hora de Madrid, a Sigüenza se llega por una carretera de esas que ya no quedan. Una carretera secundaria, cuyo trazado sinuoso te invita a conducir suavemente trazando cada curva, a derecha y a izquierda, mientras la velocidad, contenida, permite disfrutar de un paisaje característico de la sorprendente y bella tierra manchega. Una ciudad construida sobre piedra, de época medieval, conserva aún el suelo de adoquín, los palacetes que reflejan la riqueza de la que un día disfrutó la villa y el poder omnímodo que en tiempos ejercía la iglesia.

09:30h Un café en Atrio
Aparca fuera de la muralla y llega andando hasta la plaza del Obispo, justo enfrente de la Catedral, que marca el centro de todo. En Atrio, puedes tomar un buen café y una tosta con tomate y jamón para desayunar.

10:00h Visita la catedral. Es la huella indeleble del poder que un día acaparó la iglesia. Al estilo de lo que ocurría en el centro de Europa, en la que en ciudades como Salzburgo eran gobernadas por los llamado Príncipes Obispos, en Sigüenza fueron los obispos los que en época medieval y tras la reconquista gobernaron la ciudad. La catedral de estilo románico cisterciense tiene una planta recia y monumental, flanqueada por las dos grandes torres. En su interior, varias capillas y la estatua del Doncel que da nombre y fama a la ciudad.

Museo Diocesano

11:00h El Museo Diocesano
Enfrente de la catedral, en la misma plaza, un edificio cuyo torreón de llamativo color albero, alberga seis salas de arte sacro: Pinturas, retablos, esculturas y retazos de arquitectura mudéjar, muestran la riqueza artística de una ciudad mitral, reconquistada por un obispo guerrero y llevada a su máximo esplendor por un cardenal. Además suelen exhibir interesantes exposiciones temporales.

Siguenza catedral

12:00h Un paseo por la Alameda
La Alameda es el paseo central de la ciudad, el eje vertebrador que articula, alinea y da perspectiva a todos sus monumentos. Un jardín, el espacio verde que discurre paralelo al río Henares. Un tramo que es recorrido a diario por los locales, y por los veraneantes, incluso aquellos tan ilustres como Ortega y Gasset, Unamuno o el mismo Conde de Romanones, que en su día recorrían su trazado y paraban en sus kioscos a tomar un vermut.

13:00h Un aperitivo en la Plaza Mayor
Ahora que el tiempo no acompaña pueden volver sobre sus plazos hasta la Plaza Mayor. Una plaza de soportales que fue levantada por el Cardenal Mendoza, bajo cuyo gobierno, la ciudad adquirió su máximo esplendor. Bajo sus soportales hay varios bares en los que parar a tomar una cerveza y unas tapas.

Siguenza. Plaza Mayor

14:00h Comer en El Doncel
Hasta ahora era uno de los restaurantes favoritos de todo el que vive y veranea en Sigüenza. Ahora es también el restaurante de referencia para la crítica. Acaba de recibir la primera estrella Michelin, por su capacidad para ofrecer platos del recetario tradicional local a los que extraen todo su potencial y sabor, así como una versión más vanguardista de platos en los que versionan e interpretan productos locales con técnicas más actuales. El restaurante se ubica en la que fue casa del Doncel y su comedor clásico es el escenario perfecto para disfrutar de su cocina.

Muy bueno su arroz de pichón y trufa. Su menú gastronómico de 64€ es un festín de sabores de siempre que Enrique Pérez define con precisión: Morteruelo, callos y lechazo sobresalientes.

Restaurante El Doncel

17:00h Tertulia en el Parador
Nada mejor para la sobremesa que subir hasta el antiguo castillo, la fortaleza que defendía la ciudad de las incursiones que tras la reconquista sufría la comarca. Convertido en Parador, es el lugar ideal para tomar algo mientras se reposa la comida.

Castillo Parador Nacional

19:00h Los dulces conventuales de las hermanas Clarisas
Como en tantos otros sitios de España las Clarisas de clausura elaboran unos dulces de ensueño. Bizcochos y trufas únicos que se pueden adquirir a través del torno por el que las hermanas se comunican con el exterior. El Monasterio se encuentra junto a la Alameda, en la parte baja de la ciudad.

Molino de Alcuneza

Molino de Alcuneza

20:00h Cenar y dormir en Molino de Alcuneza
Proponemos salir de la ciudad, a sólo cinco minutos en coche de Sigüenza se encuentra el Relais Chauteaux Molino de Alcuneza. Un hotel con un encanto especial en el que además de pasar la noche en una de sus magníficas habitaciones, puede disfrutar del spa o de una copa de vino frente a la chimenea. Además, debe disfrutar de la cocina del hotel. El chef Samuel Moreno ofrece tres menús cerrados espléndidos. El más extenso, Celebrar, de seis pasos y dos postres por 65€ es un recorrido completo por lo mejor de la cocina de Moreno. Una cocina cuya propuesta resulta absolutamente redonda y equilibrada. Una cocina que combina la potencia de los sabores y la elegancia de sus presentaciones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.