San Sebastián regala vistas de belleza serena sobre La Concha, paseos hasta las villas de Ondarreta. Ofrece descanso  en el Club de tenis (a un paso del Peine de los Vientos)  para parar y tomar un gintonic en sus salones de estilo inglés. Donosti es una muestra de urbanismo modélico, una ciudad en la que han imperado los cánones estéticos y los trazados en cuadrícula más allá de lo viejo, para mostrar al mundo una de las ciudades más singulares de España.

Si Arzak o Subijana dieron fama a la cocina vasca, atrayendo un turismo ávido de nuevas y renovadas experiencias gastronómicas en los 80. Las tapas que abarrotan las barras de los bares de la zona antigua han atraído un turismo masivo que ha trascendido las tapas fuera de nuestras fronteras.  La cocina popular de aquellas tierras siempre se impuso sobre las de otras regiones, como distintivo de buena culinaria, en calidad y en cantidad.

Sus txuletas, piezas de carne adosadas a la costilla del buey o vaca y de varios dedos de grosor es uno de los atractivos gastronómicos de la zona.  Una txuleta debe llegar a la mesa bien atemperada, incluso en su interior,  mostrando un color perfectamente rojo que  contraste con el marrón de la carne tostada en el exterior. La parrilla exige saber controlar bien los tiempos y las temperaturas de las brasas y la distancia al fuego para que se haga rápidamente por fuera, para sellar los jugos y mantener la pieza jugosa y poco hecha por dentro.

Restaurantes donde nos aseguramos un gran corte de carne bien elaborada:

Gandarías  Jatexea (31 de agosto 28, San Sebastián)

Además de una magnífica barra de pinchos, en su comedor se puede disfrutar de una buena carta de platos entre las que destacan las carnes rojas de vaca vieja, que aquí no engañan como en otros lugares que dan vaca por buey. Aquí lo dejan claro desde el principio y su txuleta es de las mejores.

Bar Txuleta

Bar Txuleta (Plaza de la Trinidad, San Sebastián)

Su nombre es toda una declaración de intenciones. Una buena barra para tomar un txacoli y unos pinchos. En su comedor (dispone de dos, uno exterior más moderno y el interior más auténtico) de ladrillo y maderas se comen platos muy interesantes como el rodaballo, la merluza y las kokotxas y una txuleta de viejo que merece la pena.

Sidrería Akelenea (Polígono de Ergobia, Astihgarraga)

Ubicada en un entorno muy distinto al que vio cuando abría sus puertas en el siglo XIX, entonces todo era campo y el edificio servía como sidrería, no donde se bebe, sino donde se elaboraba una sidra reconocida. Con el tiempo  la sidrería fue reconvirtiéndose  en asador y trabajando una de las parrillas donde mejor carne asán en los alrededores de San Sebastián.  Actualmente la casa se encuentra rodeada de naves en el polígono industrial de Astigarraga a las afueras de la ciudad y sirve un chuletón de gran formato, de esos de los que se presume en el norte por tamaño y sabor.

Don Serapio

Don Serapio (Sancho el Sabio 22 San Sebastián)

Uno de los locales donde comprar el mejor género de la ciudad para adquirir la compra diaria. Inicialmente una carnicería de nivel fue evolucionando al pequeño mercado de calidad que es hoy. Sus chuletas son piezas asombrosas, recubiertas de dos o tres dedos de grasa que ante el fuego van cediendo todo su sabor a la carne roja y prieta que acaba mostrándose suave y potente en el plato.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.