Javier Olleros abrió su restaurante, Culler de Pau en 2010 y reabrió en 2015.  Un polémico cierre forzado por el ayuntamiento y las posteriores obras de acondicionamiento y reforma tuvieron la culpa.

Culler de Pau volvió con más fuerza y  frescura si cabe, reafirmado los principios que le hicieron merecedor de una estrella Michelin.  A un excelente producto local de temporada, ciertas dosis de imaginación controlada, muy medida, que eliminan riesgos innecesarios, añade una técnica que le sitúan en el pódium de mejores restaurantes gallegos. Diríamos que Culller de Pau es un restaurante de cocina local que representa como pocos la cocina de su tierra.

851A9153

En O’Grove, más concretamente, en la aldea de Reboredo, una edificación blanca y minimalista, sumerge la sala en un paisaje espectacular asomado a la ría de Arousa. El restaurante se concibe como una extensión del entorno. La sala es una prolongación  del campo y de la ría, en donde la luz se cuela a borbotones por unos enormes ventanales en los que la naturaleza se muestra al comensal como parte de la experiencia.

El entorno y la carta son parte de un todo. La huerta, el mar y la ría, son los pilares en los que sustenta la carta de Culler de Pau. Una carta de sabores locales que saben a tierra y a mar. De productos de temporada, seleccionados en su momento justo de maduración.  Las verduras y las algas comparten protagonismo junto al marisco y al pescado, limitando la presencia de la carne a una mera aparición secundaria.

Culler de Pau

Platos eminente y fundamentalmente gallegos pero con un punto de creatividad e imaginación que supeditados a una buena técnica resaltan los sabores de la tierra que representan.

Es una cocina de platos muy equilibrados en los que su composición, los productos que integran cada receta, y la combinación de sabores; se muestran siempre compensados en la boca. Son platos vistosos, coloristas que pueden recordar el estilo de Noma (en quien Javier dice inspirarse) y la técnica y perfección de Aduriz (el otro espejo en el que le gusta mirarse). Son platos de sabores certeros, que no se esconden ni disimulan, pero tampoco adornan con creaciones artificiosas. El producto manda y se nota en el plato.

Culler de Pau mantiene una carta muy reducida, de platos y productos muy seleccionados de sólo cinco entradas, tres pescados y dos platos de carne. Además, ofrece dos menús de degustación diferentes. Uno el corto, al que llama, Ronsel, de 57€ y cuatro pasos, incluye entre otros, un extraordinario canelón de buey de mar, una fresquísima merluza meunier y un roastbeef de solomillo de vaca. De postre una soberbia torrija de café.

Culler de Pau

El menú Descuberta, el largo, de diez pasos y tres postres, asciende a 90€ y en el que destaca un calamar de cítricos, la omnipresente merluza a la mantequilla ahumada, una potente y sabrosa anguila y tuétano.

Culler de Pau, Calle Reboredo, 73, O Grove, Pontevedra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.