Se puede decir, sin temor a exagerar, que el archipiélago de las Azores es uno de los territorios europeos mas remotos.

Situado en mitad del Atlántico, con Santa María, su isla mas oriental, a casi 1.500Km. del continente europeo y Corvo, la mas occidental, a 3.900 Km. del continente americano. Ademas, hacia el sur, la “tierra” mas cercana es la Antártida y, hacia el norte no encontraríamos nada hasta llegar a Islandia.

Estas nueve islas forman parte del conjunto de archipiélagos macaronésicos ( Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde ) y están, a su vez, repartidas en tres grupos:

  • El oriental, mas próximo al Portugal continental, formado por Sao Miguel y Santa María.
  • El central, mas numeroso, lo forman Terceira, Sao Jorge, Faial, Pico y Graciosa.
  • El occidental, compuesto por las islas mas cercanas al continente americano, Flores y Corvo.

En este viaje nos centramos en la visita a tres de las islas del grupo central, Terceira, Faial y Pico, a las que hemos dado en llamar “El corazón de las Azores”.

No solo por estar en el centro del archipiélago sino también por ser, desde nuestro punto de vista, las mayores generadoras del impulso vital, hoy y a lo largo de la historia, que hace de las Azores un lugar para no perdérselo.

7W8B2008

TERCEIRA

No es ni la mas grande ni la mas poblada (Sao Miguel cuenta con esos atributos) pero si radica en ella una de las tres capitales del archipiélago (otra curiosidad, la capitalidad compartida); Angra do Heroísmo.

Angra, como normalmente la llaman los locales, es Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Fue prácticamente destruida por un terremoto en 1980, pero fue fielmente restaurada en los años posteriores y hoy ofrece un magnifico ejemplo de  urbanismo europeo del siglo XVI en mitad del océano Atlántico.

En su centro histórico se halla la Praca Velha, cuyo edificio mas representativo es el Ayuntamiento, así como el edificio que ocupa el Hotel Angra Garden. Este fue el primer hotel de la ciudad y hoy es un lugar ideal para una estancia en la misma.

De la Praca Velha parten las principales arterias de la cuadricula que define este urbanismo colonial y que nos llevaran, entre iglesias, palacios y casas nobiliarias, bien hacia el puerto o bien hacia las colinas que la rodean.

 

A espaldas del Hotel Angra Garden, y como si fuese su jardín privado, se encuentra el Jardim Botánico Municipal Duque da Terceira. Con su estructuración en escalera hacia lo alto de la colina de la Memoria, donde se encuentra un monumento conmemorativo a Pedro IV y desde donde se ofrece una magnífica panorámica de la ciudad, el jardín es un reducto de conocimiento botánico. Arboles y plantas de prácticamente cualquier lugar del mundo hacen de este relajante e interesante jardín una joya digna de cualquier gran capital.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En una de las colinas que defienden el puerto de Angra se encuentra una de las mayores fortalezas construidas por España fuera de su territorio. ¿Por España…..?. Si, ya que durante unos 60 años los imperios Portugués y Español es tuvieron bajo una misma monarquía, la Casa de Austria, la llamada en Portugal Dinastía Filipina, ya que sus monarcas durante ese tiempo fueron Felipe II, Felipe III y Felipe IV . Fue Felipe II quien ordeno la construcción de la fortaleza de Sao Joao Baptista que, incluso hoy día, aún acoge un regimiento del ejercito portugués.

7W8B2272

Otro de los atractivos de Terceira, como de las otras islas de este “corazón” isleño, es el avistamiento de cetáceos. Las salidas a la búsqueda  y seguimiento de estos mamíferos marinos son realmente excitantes, contando con grandes posibilidades de éxito en el avistamiento, especialmente entre los meses de Abril a Octubre, cuando algunas de las especies están en transito por la zona en sus migraciones. El resto del año también es factible el avistamiento de especies residentes, como el cachalote y el delfín este, a veces, en grandes grupos que persiguen y juegan con las embarcaciones.

Para tener una idea, y una visión, general de la isla nada como dirigirse a la Caldera do Guiherme Moniz. A pocos kilómetros de Angra, y mas o menos en el centro de la isla, nos permitirá desde imaginar los orígenes de Terceira hasta la visualización de su realidad actual. Con 15 Km. de diámetro esta caldera es la mayor del archipiélago y fue su erupción la que dio origen a la isla. En la misma caldera podemos encontrar la cueva de Algar do Carvao, por la que nos podremos adentrar en las profundas entrañas del volcán. No preocuparse, por el momento no parece haber peligro de que este despierte.

7W8B2613

No muy lejos de allí una vista que no hay que perderse; los Miradouros da Serra do Cume ofrecen unas de las mas bellas panorámicas de la isla.

Y si para ver ballenas es preferible elegir ciertos meses, para disfrutar del ambiente festivo de Terceira no tendremos problemas de fechas. De Norte a Sur y de Este a Oeste de sus escasos 385Km2. los habitantes de la isla tienen una tendencia innata a el disfrute y el divertimento que hace fácil al visitante gozar de su estancia, siendo las “touradas” (estas si, en fechas determinadas entre Mayo y Septiembre) el mas renombrado de los acontecimientos festivos locales.

FAIAL

La mas pequeña de las tres islas que conforman nuestro “Corazón de las Azores”.

Con sus 173 Km2, Faial y, principalmente, Horta, capital de la isla y de la región autónoma en esa capitalidad compartida a tres, son referencia para cualquier navegante atlántico. Tanto en el pasado como en la actualidad su puerto se ha convertido en lugar de escala obligado, por necesidad o capricho marinero, para navegantes de todo tipo. Incluidos actualmente los “cruceristas” que desembarcan por una horas para pasear por el mítico puerto, tomar un refrigerio o, seguramente, un gin-tonic en el afamado Peter Café y, desde hace unos tres años, disfrutar de una comida o cena o, sencillamente, tomarse una foto o hacerse un “selfie” en el restaurante Genuino.

Genuino Madruga es un personaje digno de conocer. Modesto, e incluso tímido, ha dado dos veces la vuelta al mundo navegando en solitario, en la segunda de ellas “doblando” el famoso y peligroso Cabo de Hornos. Si además de comer magníficamente se tiene la oportunidad de charlar con el, la visita a Faial ya habrá merecido la pena.

Un paseo por la ciudad nos permitirá encontrar rincones interesantes; la playa y bahía de Porto Pin, al otro lado del istmo que une la ciudad al Monte de Guía y que fue, hasta 1878, el puerto natural de la isla. Justo al final de la playa se encuentra la “Fabrica de Baleia”, factoría donde se procesaban las ballenas hasta que fue prohibida su captura y que hoy es un museo con un aire relativamente tétrico.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hacia el otro lado de la ciudad, y a la vera del puerto, el Fuerte/Castillo de Santa Cruz, hoy convertido en pousada.

El museo de “scrimshow” (grabados realizados por los viejos marineros y balleneros sobre el marfil o hueso de ballenas o cachalotes), también en el edificio del Peter Café Sport, la torre del reloj y un par de interesantes iglesias pueden completar el paseo.

Por supuesto, como en las otras islas de nuestro recorrido, las ballenas no son solo historia, si no también presente; el “whale and dolphin watching” nos permitirá acabar nuestra estancia en Horta de una manera aventurera.

Pero Faial merece un día mas de visita para efectuar un recorrido por ella que nos permita conocer el Miradouro da Nossa Senhora da Conceicao, que proporciona una vista general y distinta de la ciudad y sus campos limítrofes. El volcán Cabeco Gordo, punto mas alto de la isla (1.043m.) y su caldera de 400m de profundidad con un par de lagunas en su fondo. El volcán de Ponta dos Capelinhos, cuya última erupción se produjo a mitad del siglo pasado, aumentando la superficie de la isla y creando un paisaje apocalíptico del que el antiguo faro, cubierto en su edificio base por las cenizas, es mudo testigo.

7W8B2854

Mas relajantes, aunque también de origen volcánico, son las piscinas naturales de Varadouro, que ofrecen una posibilidad de baño seguro en las aguas atlánticas.

PICO

Desde Horta la isla de Pico se nos antoja como el objetivo inmediato e inexcusable. Un brazo de mar de menos de 10Km. nos separa de Madalena, la capital de Pico, que reposa junto al mar respaldada por la mole de 2.351m de altura que da nombre a la isla, Pico, la mayor altura de Portugal.

La ascensión a este guardián vigilante del Atlántico es dura, pero realizable con guía para cualquier persona en un buen estado de forma. Las vistas, si las nubes por debajo de la montaña lo permiten, son excepcionales, mostrando una panorámica sobre todas las islas del grupo central.

Como siempre en las Azores hay dos elementos naturales que las definen, también en Pico; lo volcánico y el mar. Y en este, las ballenas.

Durante el siglo XIX los balleneros norteamericanos recalaban en Pico por diversos motivos; abastecimiento, caza de ballenas y recluta de marinos y arponeros. Estos, viendo su capacidad reconocida por los profesionales del Nuevo Mundo, decidieron cazar ballenas para ellos.

Un nuevo sistema local se implantó: desde la costa vigías avistaban los grupos de cetáceos. Marinos y arponeros, dirigidos por señales desde la costa, se hacían a la mar en ligeras y frágiles canoas a remo para, con suerte, conseguir abatir a alguno de los gigantes marinos con arpones lanzados a mano, a muy corta distancia del animal y, después, remolcarlo muerto hasta el puerto ballenero mas cercano.

7W8B2957

Hoy, el museo ballenero de Pico, reconocido como uno de los mejores del mundo, muestra testimonio de esta historia que acabo en 1987 con la caza de la ultima ballena antes de la prohibición.

Solo dos años mas tarde un joven y aventurero emprendedor francés se instalaría en Pico para, no sin problemas, abrir la primera empresa de “Whale Watchig” de las Azores.

Pero la tierra de Pico reserva otro tesoro; mas de 3.000 hectáreas de terreno declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y dedicados al cultivo de la vid y a la posterior producción de vino.

La protección como Patrimonio de la Humanidad no es debida a una variedad exclusiva o especial de uva ( la mayoría es verdejo), ni tampoco a la excelsa calidad de los vinos (que tal vez lo merecerían) si no al paisaje creado por la mano del hombre, en su lucha con la naturaleza, para conseguir el arraigo y desarrollo de las cepas sobre un suelo de roca volcánica frecuentemente castigado por los fuertes vientos atlánticos. Esa misma roca volcánica proporciona el material para los muros que, una a una, protegen cada vid de la isla, creando una especie de infinitos laberintos negros (la piedra) y verdes (las vides) que, junto con el inmenso azul del Atlántico, conforman los colores que envuelven a esta isla. En el “Corazón de las Azores”.

EN EL CORAZON DE LAS AZORES

DATOS PRACTICOS

Como ir.-

SATA Air Azores  y TAP Portugal conectan diversas ciudades españolas con las Azores, normalmente con escala previa en Lisboa.

Portugal Tours, Agencia especializada en viajes a las Azores, organiza vuelos semanales directos a Terceira.

Cuando ir.-

Cualquier tiempo es bueno para visitar las islas Azores. Ni los inviernos son muy frios ni los veranos muy calurosos. Pero siempre hay que estar preparado para cambios meteorológicos rápidos e imprevisibles. Una chaqueta y un chubasquero siempre seran útiles.

Si su interés esta en avistar cetáceos, como ya hemos dicho los meses entre Abril y Octubre son los mejores. Ademas el mar suele estar mas tranquilo en esta epoca.

Avistamientos (Whale watching) y Tours locales.

En todas las islas encontrara empresas especializadas. En nuestro caso, en razon de las islas visitadas, su utilización y el buen resultado obtenido recomendamos:

En Terceira; Aguiatur.

En Faial; Azores Experiences

En Pico; CW Azores (Observación de cetáceos)

EPICO (Actividades en el interior de la isla- www.epico.pt )

Restaurantes.-

TERCEIRA:

Tasca das Tias, en Angra do Heroismo.

Beira Mar, en Sao Mateus.

FAIAL:

Genuino, en Porto Pim (Horta)

Peter Cafe-Sport, en puerto de Horta.

PICO:

Cella Bar, en Madalena.

Alojamiento.-

Desde la “Casa de huéspedes” y el “Alojamiento Rural” hasta el resort mas confortable y lujoso, el visitante tiene una amplia gama de posibilidades para su estancia.

En nuestro caso los Hoteles Azoris en Angra (3*) y Horta (4*) cumplieron sobradamente los requisitos, con emplazamientos muy convenientes y una muy buena relación calidad/precio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.