El Gin-Tonic se ha convertido desde hace unos años en la bebida de moda. Irrumpieron con fuerza en el mercado español las ginebras premium a la vez que nuevas marcas de tónica y diferentes versiones de las ya conocidas para enriquecer el cóctel. No solo se ha extendido y popularizado su consumo, sino que tiene fecha propia en el calendario. El pasado 9 de abril se celebró el Día Internacional del Gin-Tonic.

Festividades aparte, lo que más nos interesa es conocer las claves para preparar un combinado perfecto y para ello seguimos los consejos de William Chase, la única destilería familiar e independiente del Reino Unido. La firma cuenta entre sus ginebras la Williams Chase Extra Dry GIN, galardonada como mejor ginebra en los prestigiosos Global Gin Masters 2015 y con doble oro en los San Francisco Spirits Competition 2016.

Empezamos:

Foto 1

Todos los ingredientes a mano

Antes de preparar nuestro combinado tendremos claros y dispuestos todos los ingredientes que vamos a necesitar. No conviene que pase mucho tiempo desde que ponemos el hielo en la copa hasta el aderezo final.

Elegiremos la copa apropiada

De balón o de boca ancha para que el hielo esté en su sitio y en contacto con la bebida. Así que, nos olvidamos de los vasos de tubo que hemos utilizado siempre.

Hielos de calidad

El hielo tiene que ser consistente, grande, grueso y duro para evitar que se deshaga con rapidez y la bebida se agüe.

Foto 4

Enfriar la copa

Es el ritual que siguen los buenos bartenders introduciendo unos cubitos de hielo en la copa y dando vueltas con una cucharita.

La medida exacta de ginebra

No por llevar más cantidad de ginebra el cóctel será mejor, sino que estará más fuerte y llevará más cantidad de alcohol. La medida correcta son 5 cl de ginebra o 1/5 parte y 4/5 partes de tónica.

Elegir bien la ginebra

De las más de 200 etiquetas que se comercializan en España podemos elegirlas con diferentes notas y sabores, desde secas a florales, frutales o herbáceas. Hay algunas indicadas para celíacos  y otras que están hechas con hormigas.

Elección de la tónica

De igual manera que la ginebra, elegir la bebida carbonatada que le acompaña es básico. No debemos olvidar que es el ingrediente con más peso de la mezcla. Las hay más dulces o más secas, más aromáticas o más austeras, con más carbónico o con un carbónico sutil. El incremento de tónicas premium en el mercado dan buena fe de ello.

Foto 3

Evitar perder el carbónico

Para ello, hay que mezclar los hielos con la ginebra y tónica elegidas con la ayuda de una cuchara trenzada y unos ligeros movimientos desde abajo hacia arriba. Así, potenciaremos todos los aromas del gin-tonic. Salvo que queramos reducir el gas, entonces sí  sirviremos la tónica deslizándola por la cuchara.

Aderezo final

Fresas, pétalos de rosa, regaliz negro, enebro, una rodaja de limón o una fina de genjibre que aportará un ligero toque picante… es cuestión de gustos.

 

Si seguimos estos pequeños consejos conseguiremos que nuestro gin-tonic sea perfecto. ¡Chin chin!

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.