De aquel Casa Gades fundado en los 70 por el bailarín y la cantante Marisol, más concurrido por su ambiente de famoseo y jarana que por su cocina, solo se conserva el nombre.

Un local histórico no solo porque en su día la mismísima Pepa Flores atendiera al público sino porque se dice que allí se redactó el primer borrador de la constitución en 1977.

Ana Blanco lo rescató y remodeló hace 18 años pero fue el pasado año cuando decidió dar un giro radical a su negocio con una importante apuesta por la cocina. Y llegó Roberto González, todo un maestro de los fogones que a pesar de sus 36 años acumula una larga trayectoria y experiencia en diferentes cocinas, también internacionales.

Roberto tiene muy claro que quiere ofrecer un buen producto, platos tradicionales de siempre, pero con un toque muy personal. Y lo consigue. Cuida los detalles en elaboraciones que cuando llegan a la mesa parecen simples porque saben a lo que tienen que saber.

1-2 CARPACCIO PRESA

Muy destacables, el carpaccio de presa ibérica, la lubina al humo de sarmiento con berberechos y leche de tigre, cuchifrito con pasión y ensalada fresca de naranja o el rape con curry verde y arroz salvaje. Es adictivo el guiso de pulpo con papa canaria y mojo verde.

2-3 HUEVO BACALAO

 

Para terminar el delirio de chocolate le dejará con tan buen recuerdo que se quedará con ganas de volver.

 

12-3 DELIRIO DE CHOCOLATE

Para acompañar hay una interesante selección de vinos, espumosos y champagne de diferentes procedencias, también internacionales, en una carta que se renueva con frecuencia.

También cambia cada semana el menú del día (de lunes a viernes) que está compuesto por 5 primeros y 5 segundos a elegir, más bebida, café o postre a un precio de 15 €. Muy buena idea la del medio menú que con 1 plato, bebida, café o postre la cuenta será de 10 €. Los dos menús incluyen aperitivo del día. Y, como no, puede comer a la carta con un precio medio de 40€ por comensal.

5-3 LUBINA BERBERECHO

También hay una carta de tapeo con sugerencias del día (pan bao de pato, tortilla con cebolla caramelizada, diferentes croquetas, etc) que cambian con frecuencia.

En Casa Gades uno encuentra lo que espera de una buena barra y de un buen comedor. Tanto su cocina como una decoración que combina el mármol blanco con la forja negra de las escaleras que unen las dos plantas en que se divide el local, evocan tanto a una buena taberna moderna como a un bistró francés.

 

CASA GADES. Calle Conde de Xiquena, nº 4- Madrid. Teléfono: 635 883 895/ 673 984 865. Web:

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.