El Café Saigón ha renovado su cara, impulsado su cocina y mejorado sus precios para volver a reclamar un lugar entre los restaurantes asiáticos más atractivos de Madrid

Viajar evoca sabores, cocinas y aromas que se graban en el recuerdo para siempre. Saigón es de esos destinos que evocan historias de guerra, encuentros de espías y diplomáticos cuya vida transcurría en los míticos hoteles que se distribuyen a lo largo al río.

cafe-saigon

Los mayores del lugar conservan el topónimo Saigón para denominar a la antigua colonia francesa.  Hoteles como el Rex al que los periodistas acudían puntualmente a las cinco de la tarde para recibir los partes de la guerra americana y desde allí, apresuradamente, llegar hasta el Caravelle, para tomar el penúltimo trago mirando a la puesta de sol mientras escribían sus crónicas. En el Continental residió Graham Greene durante casi tres años para escribir la novela El americano tranquilo. No lejos de allí, en el bar del hotel Majestic, las vidas  de casi todos ellos transcurrían contemplando el cauce del río.

cafe-saigon

Manteniendo la misma esencia de siempre el Café Saigón se ha renovado interiormente,. Ha mejorado la carta y ha ajustado precios (ticket medio 30 euros) para seguir ofreciendo buena cocina vietnamita en Madrid. El piso superior mantiene el aire colonial que ha inspirado el restaurante desde su apertura hace ya catorce años. Arriba, conserva la esencia original, mesas vestidas con manteles, maderas y marquetería oriental, chimenea y cómodos sofás; simulan la atmósfera que encontramos en la mismísima Ho Chi min. Mientras, al piso inferior se le ha dado un aire más contemporáneo, mesas altas a la entrada y un comedor amplio con la iluminación natural de un patio interior y la de los focos cenitales sobre la mesa que resaltan la vajilla y los ingredientes de cada plato.

Pero maquillajes y lavados de cara aparte, lo importante es la carta, la cocina sobre la que se sustenta la propuesta del Café Saigón. Así, nuevos platos como los ravioli banh de pato de masa muy ligera, el pato crujiente, el rollito de langostino con mango y albahaca; animan aún más el interés por la cocina indochina de la que el Café Saigón es uno de los máximos representantes en Madrid.

cafe-saigon (1)

En su carta, Café Saigón mantiene los clásicos que le han granjeado su justa fama en Madrid. Los dumplings que no deben faltar en ninguna comanda, los rollitos fritos vietnamitas, los nem de pollo, el imprescindible y exquisito magret de pato con berenjena al curry, los tallarines al estilo thai o la ensalada de fideos de soja con vieiras. Además, el nuevo Café Saigón ofrece un nuevo menú degustación muy bien confeccionado ya que en él se resume la riqueza  de la cocina oriental que representa su mejor cocina.

En definitiva, una cocina que reúne en su recetario ingredientes exóticos como los que se adquieren en el mercado de Ben Thanh. Una cocina de sabores marcados que por sí solos  que definen la gastronomía a de toda una zona. Características y cuidadas presentaciones que se cuidan al máximo en las cocinas del sureste asiático y el toque de refinamiento si cabe que recibe de su contacto durante la época colonial con la cocina francesa.

El nuevo Café Saigón ofrece un viaje sensorial por la legendaria Saigón sin salir de Madrid en un espacio de estética más actual y cocina notable que le incluye entre los locales más atractivos de Madrid.

Café Saigón C/ María de Molina, 4; Madrid

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.