Bodegas Muntra está situada al sur de la provincia de Burgos, en la villa medieval de Santa Cruz de la Salceda. Una bodega que aún no está en la mente de casi nadie porque pese a que lleva tres generaciones elaborando vino, ha sido una bodega familiar cuya única preocupación era abastecer a familiares y conocidos, sin más pretensiones comerciales.

Sin embargo, y desde hace tres años, con la entrada de nuevos socios, al frente de los cuales se encuentra Raúl Hernández, su director general, se han empeñado en reestructurar la bodega, producir un vino de calidad por encima de cualquier otra consideración y hoy, tres años después de su llegada, presentarla en sociedad, manteniéndola bajo el amparo de la D.O. Ribera del Duero a la que pertenece desde 2006.

botellero

Raúl Hernández ha decidido que la Bodega debe mantener un tamaño limitado a una producción de 80.000 botellas año. Una cantidad que permite elaborar un vino de calidad sobre la base de tres cualidades innegociables: calidad, identidad y tradición. Las 18 hectáreas de viñedo, un buen porcentaje de ellos viejos, el suelo y el clima determinan una producción controlada de gran calidad. Los viñedos están situados en la parte este de la Ribera del Duero, entre las provincias de Burgos y Soria a una altitud entre los 700 y 1.100 metros.

Con motivo de su puesta de largo y su presentación en sociedad, Bodegas Muntra lanza al mercado tres tipos de vino: Roble, Crianza, Reserva y de manera experimental en 2015 se elaboró una pequeña cantidad de vino blanco. El Roble contiene exclusivamente uvas de la variedad tempanillo provenientes de viñas de entre 15 y 20 años. El Crianza proviene de uvas del país de viñedos de entre 45 y 60 años. Mientras, el vino blanco emplea la poca común uva de albillo.

Son vinos, a decir de un enólogo afamado, que por su suavidad en boca, se asemejan más a un Rioja que a un Ribera, es más, al probar el Crianza, afirmó: “Es uno de los mejores Riojas que he bebido”

campo-de-cepas

Muntra Roble 2014, es el vino más joven de la bodega. Un vino 100 % tinto fino, con una crianza de nueve meses en barrica de roble francés. Para su cata idónea necesita un tiempo parte abrirse en su totalidad. No tiene nada que ver el primer trago nada más abrirlo, que una degustación más tranquila una vez aireado convenientemente; momento en que aparecen aromas de barrica, se muestra sedoso y más largo en boca. Su precio de 6€ le sitúa como un vino muy interesante y para tener en cuenta.

Los vinos Crianza son tinta del país 100%, provienen de viñedos de entre 45 y 60 años, y se elaboran de la misma manera que el Roble. Se realiza una crianza de 18 meses en barrica y al menos 12 en botella.

Reserva. También de la variedad tempranillo, provienen de viñedos con más de 70 años, y se elaboran solo los años en que la uva cumple unos requisitos excepcionales, por lo que es un vino de una altísima calidad. El vino reposa durante al menos 24 meses en barrica realizándose batonages para la crianza sobre lías. Este vino no se filtra. La crianza en botella antes de salir al mercado es de al menos 24 meses.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.