Hablar de Aston Martin es hablar probablemente de la marca de coches más exclusiva y deseada del mundo, por encima incluso de las italianas Ferrari, Maseratti y Lamborghini. La marca inglesa, la de las alas de plata es sinónimo de elegancia, confort y motores potentes y dinámicos.

La silueta más famosa de Aston Martin es la de los coches DB construidos a partir de finales de los años 50 del pasado siglo y hasta el comienzo de los años setenta. El primero de estos coches, el DB4, fue una combinación de las mejores calidades: la ingeniería británica más  puntera que dio fama a la marca en las carreras en que participaba y el mejor estilo italiano, con un cuerpo diseñado por la brillante carrocera Milanese Carrozzeria Touring.

1965-aston-martin-db5-convertible-1-1

Durante los años 60 el coche evolucionó al DB5, y posteriormente al DB6. Mientras que la mecánica y la estética sufrían modificaciones, todos ellos marcaban la impronta del estilo que caracterizaba a la marca.

El DB4s y el DB5s se produjeron en números similares, no más de un millar de cada uno. El DB6  produjo, algo más, cerca de dos mil. Así que estos tres modelos son vehículos exclusivos y hasta cierto punto raros y sobre todo, muy valiosos. El más valorado de todos ellos es el DB5 actualmente catalogado en algo más de un millón de euros, no en vano fue el primer coche que condujo James Bond; mientras que el DB6 es el más asequible de todos.

6634604133_ac225b8439_b

La mayoría de los coches eran de techo duro y sólo un 10% fueron convertibles y el más raro de todos ellos fueron los modelos descapotables construidos utilizando partes del DB6 y del DB5. Después de haber comenzado a construir el DB6 en el año 1865, en fábrica quedaba algún chasis del DB5 sin utilizar y decidieron hacer una versión descapotable, al que llamaron Volante, y desde entonces todos los convertibles de la marca adoptaron este nombre.

De este automóvil llamado Volante de chasis corto, por utilizar la versión del DB5, que comparativamente con la del DB6 era ligeramente más corta, sólo se produjeron 37 unidades, lo que sitúa a los escasos vehículos que aún ruedan por las carreteras inglesas, los coches más raros del mundo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.