En el 2011, El New York Times, ya incluía a Ángel León, como uno de los chefs más interesantes del mundo y a quién había que seguir y conocer. En aquel momento estaba en plena explosión, estallaba una forma de hacer cocina desde la esencia del mar, transformando la cocina tradicional marina, de productos y elaboraciones más tradicionales en una novedosa y nunca antes explorada incorporación de especies desconocidas en la cocina, de la utilización de productos a los que nadie había sido capaz de extraer su sentido gastronómico; de aprovechar elementos marinos insospechados capaces de potenciar el sabor, clarificar sopas y espesar salsas.

Aponiente

Una vez conseguida su segunda estrella Michelin -un reconocimiento absolutamente merecido, no ya solo por su forma de hacer cocina, que también; sino por lo mucho que ha enriquecido la gastronomía, por su imbatible propuesta de absoluta vanguardia que ha revolucionado los fogones como creo que antes solo supo hacer Adriá; por la experimentación, la investigación  y el descubrimiento de nuevos elementos extraídos del océano para incorporarlos como ingredientes enriquecedores de la cocina del mar- inicia a partir de septiembre una nueva singladura adentrándose en el mar, en el nuevo molino de mareas, para poner rumbo a un nuevo horizonte que le permitirá alcanzar la excelencia que solo le faltaba lograr en una sala que aunque agradable resultaba insuficiente para ocupar el puesto que realmente merece entre los más grandes.

Aponiente

Una cocina hecha de mar, basada en guisos y pescados básicos de siempre, que Ángel transforma en platos redondos, perfectos. Una cocina que sabe emplear y aprovechar el pescado que otros descartan y que Ángel transforma en alta gastronomía; un laboratorio que descubre el poder de las algas para clarificar caldos, la incorporación del plactón marino como ingrediente de alta cocina, la elaboración de embutidos marinos, la sorprendente iluminación de platos con bioluminiscencia hasta entonces escondida en las profundidades.

Aponiente

La carta de Aponiente la definen las mareas, el oleaje, la pesca que se encierra en la bahía de Cádiz y que se define como una carta de navegación que señala desde siempre un rumbo valiente y atrevido y que a pesar de haber atravesado dificultades en el inicio, mantuvo el timón en una dirección diferente a la que nadie había emprendido antes consiguiendo hacer una  cocina del mar de vanguardia. Deliciosos y potentes arroces como el de plactón o el de biomasa; la caballa, siempre presente en su carta, un pescado recurrente al que vuelve siempre para suavizar en unos casos y potenciar en otros su fuerza y su sabor.  Chocos, una sardina extraordinaria exponente de su cocina y que elabora asándola en una brasa de huesos de aceitunas que perfuma sus lomos haciendo de su carne grasa aun más rica. Su reinterpretación de la rica tortilla de camarones o, sus increíbles recreaciones cárnicas, más allá de los embutidos y la chistorra con platos tan sabrosos como los callos de almadraba, el jarrete y la cola de toro marinos o, los chicharrones de morena.

 

Una cocina pura, de mar, precisa, concisa, hecha de tragos del océano que ha sabido contener la esencia del mar en platos como la pequeña lata “El origen de la vida”, una concentración pura de yodo marino, donde el mar se manifiesta con rotundidad, puro salitre: plactón, algas y berberechos en una explosión de oleaje marino.

Aponiente

2 estrellas Michelin y 3 soles Repsol

Cocina marinera de vanguardia

Chef: Ángel León, y Juan Luis Fernández

Jefe de sala y sumiller. Juan Ruiz Henestrosa

C/ Puerto Escondido nº6, El Puerto de Santa María, CádizTeléfono: 956 851 870

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.