En la franja de terreno más estrecha de toda América, allá donde el ismo se retuerce para cambiando de dirección ofrecer a algunos de los países más pequeños del continente un balcón a los dos océanos, un enjambre de fronteras que parecen  dibujadas con tiralíneas esconden algunos de los tesoros mejor guardados del continente. Guatemala, El Salvador, Honduras y Belize, son destinos por descubrir en América.

Guatemala es un país diverso, colorido y amable, que oculta lugares fabulosos como el Lago de Atlitán, Petén y su riqueza arqueológica, o la ciudad colonial de Antigua que fue capital del país durante más de 200 años, hasta que un terrible terremoto, traslado el gobierno a la ciudad de Guatemala.

Street Vender

A una hora de coche, la ciudad colonial más bonita de Centro América está enclavada en un valle de exuberante vegetación, cubierto de plantaciones de café  y flanqueada por tres imponentes volcanes que aún hoy siguen en activo, y, sin duda, reafirman la fuerte personalidad de la vieja ciudad.

Antigua está rodeada de extensos cafetales que dan algunos de los granos de café más apreciados de centro América. En el Refuge Coffe Bar, tuestan y muelen el café al momento, para desayunar un excelente y estimulante expreso.

Arco catalina 12

Antigua mantiene su impecable y elegante estilo colonial, tal y como fue concebida y diseñada por los españoles hace ya casi 500 años. Pasear por sus calles empedradas, admirar sus edificios principales, llegar hasta la Plaza Central dominada por el gran edificio de los Capitanes Generales, con su fachada de doble arcada, desde donde en tiempos se dirigía el país; conventos e iglesias, mansiones coloniales de fachadas encaladas en colores amarillo y naranja, muestran la ciudad con más encanto de la región.

El lavadero, una de las construcciones más antiguas de la ciudad, situada muy cerca de la iglesia y el hospital del Hermano Pedro, era el punto donde las mujeres se reunían para lavar la ropa en época colonial. En pleno centro de la ciudad, como eje vertebrador de la colonización española, la catedral, majestuosa, se eleva y domina el urbanismo de la ciudad sobre el Parque Central. Entre la calle Poniente y la avenida Sur se encuentra el que probablemente sea el ejemplo más rotundo de la arquitectura barroca de la ciudad: La iglesia y el hospital del Hermano Pedro.

lavadero

Al mediodía en Micho’s Gastro Pub, a unos pasos de la Plaza Mayor y muy cerca de la iglesia de La Merced encontramos este agradable local con patio interior al aire libre con una gran fuente en forma de concha. El menú de cuatro platos incluye delicias creativas como jalapeño mac y queso, un tamale de cordero condimentado con fenogreco y achiote, y una crema de aguacate crème.

El eje cultural que se despliega a lo largo de El Paseo de los Museos es una realidad que se ha hecho posible, gracias a la colaboración del Hotel Museo Casa Santo Domingo y a la Universidad de San Carlos, que incluye cinco museos, entre los que destacan: el Museo Colonial con maravillosas pinturas religiosas de los siglos XVI y XVII; el Museo Arqueológico con urnas y muestras de la ancestral cultura Maya; y el Museo de Arte Precolombino y Vidrio Moderno.

hotel el convento 2

Al atardecer los músicos callejeros aparecen en las plazas haciendo sonar sus marimbas animando las terrazas que se despliegan a lo largo de las calles. Para a tomar una copa en Café No Sé. Un portalón de madera se abre a un oscuro establecimiento de taburetes y mesas de madera envejecida y suelos de mosaico tocado por el paso del tiempo, apenas iluminado por la luz de unas velas y unos candiles colocados aquí y allá, le confieren al local un aspecto, recio y con encanto.

Paredes garabateadas en las que cuelgan pinturas y fotografías que le dan un aspecto de vieja galería. Al fondo una artista anónima envuelve la sala con su potente y melancólica voz, acompañada de una guitarra española. Tras la puerta de una nevera un acceso casi secreto abre el Mezcal Bar.

20160224-_MG_8248

Aquí se puede encontrar chicas con el pelo teñido de colores llamativos y piercings que perforan su cuerpo bebiendo mezcal; a señores bien entrados en los sesenta, tocados con un sombrero Panamá, bebiendo un bourbon americano. Justo al lado, en el local anexo la vieja librería Dixlesia

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.