Adentrarse en lo Viejo de Donosti, sigue siendo una experiencia única e irrepetible en cualquier otro punto del planeta. Bajo el auspicio de la iglesia de Santa María del Coro, las apretadas calles de casco antiguo que un día dieron cobijo a los pescadores que ocuparon este barrio, es hoy un lugar de culto inundado de pequeños templos gastronómicos.

En el corazón de Lo Viejo, en la zona con mejor y mayor densidad de pinchos del mundo, en la mítica calle 31 de agosto; iluminado en color rojo ‘fuego’ luce un neón en la fachada que anuncia la entrada a uno de los locales punteros y más avanzados de la escena de pinchos de Donosti A Fuego Negro.

Un proyecto de Edorta Lamo en la cocina y su hermana Amaia Garcia de Albizu al frente de la imagen del negocio; se posicionan en un tipo de cocina novedosa que reinventa el tradicional local de pinchos para ajustarlo a un formato más actual, divertido y  donde los pinchos conviven de forma natural con buena música de Jazz, la otra pasión de sus dueños.

A Fuegt Negro

A Fuego Negro es un bar al que no solo se viene a tomar pinchos, sino también a escuchar música, a ver y a divertirse comiendo y bebiendo. Es un local que rompe los usos y costumbres, con más ambiente, más moderno y conceptualmente distinto, gracias a una carta rompedora, que se sirve en un local diferente, lleno de música y vida, para convertirse en algo más que un local de pinchos, ellos se definen como un garito, con la carga de diversión y contra cultura que lleva implícito. Aunque en muchos foros les califican incluso de iconoclastas, y transgresores; creo que su cocina es de una concepción elevada y sofisticada, servida en un marco divertido y diferente.

Una propuesta que como la de algún otro lugar de pinchos de la capital donostiarra ofrece alta cocina en pequeños bocados. Una carta con platos que pretenden sorprender y crear asombro en el comensal tanto en su presentación, en algunos casos a base de trampantojos como el resultado cuando se prueba. Es el formato pincho reinventado, no solo por el pincho sino por todo el conjunto.

A Fuego Negro

Se trabaja en formatos originales, vasos, ensaladas cosas para picar y en tres versiones: Pinchos para escoger de la carta como en cualquier otro sitio; La posibilidad de conocer su propuesta con un ‘menú degustación de 40€ o un recorrido más profundo con un “Menú Superdegustación” por 50€.

Aceitunas gordales rellenas de Vermut, anchoas, bonito y salmón de picoteo. Delicioso el pajarito frito con zanahoria y cebolleta. Unos sorprendentes ñoquis de algas y karrakelas a la carbonara de claro sabor a mar. Una suculenta hamburguesa, makobe con chips; una excelente y jugosa carne de Kobe; un taco de Txitxarro con refrito, o una reinterpretación de un plato de caza, jabalima-limón, en el que lo cítricos juegan con la carne tersa y sabrosa del jabalí.

Todo ello se puede acompañar de buenos vinos de una bodega con etiquetas clásicas de nombres reconocibles y consolidados, mientras que para los más atrevidos hay vinos que podríamos denominar más divertidos, porque son diferentes, más de autor y más personales, de producciones limitadas que se salen de lo común. Ellos les llaman vinos ‘Klasikorrosp’ y ‘Divertidos’, además de su propio vermut ‘The Beltza’

A Fuego Negro, Calle 31 de Agosto, 31, San Sebastián Tlf 650 13 53 73

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.