Cada cosa a su tiempo, que decía el clásico. Primero, han concluido la remodelación del restaurante Dos Cielos que los Hermanos Torres regentan en el Hotel Meliá de Barcelona. Aplicando retoques aquí y allá, mejorando la iluminación haciendo una sala más cálida y más atractiva; que además han despojado a las mesas de la solemnidad de los manteles de hilo en los que ahora sirven  dos menús ligeramente más económicos a 65 y 85€ respectivamente.

Ahora, y de nuevo, de la mano de la cadena de hoteles Meliá, los Hermanos Torres deciden desembarcar en el Gran Hotel Palacio de los Duques, uno de los establecimientos  con más encanto, más singular y aún desconocido de Madrid, con una decoración brutal, cuyo hilo conductor es la obra del pintor español Diego Velázquez.

normal_09agranmeliapalacioduques-lobby

Todas las habitaciones, salas y pasillos exhiben grandes murales con detalles de los cuadros del genial pintor. Cúpulas de cristal que descargan luz sobre espacios y volúmenes, insospechados patios interiores y detalles como una vitrina en la que se exponen todos los tonos del color del vino, crean atmósferas y ambientes muy cuidados y pensados.

Con una estrella Michelin en su haber, y con la curiosa habilidad de, tal vez, ser los únicos cocineros del panorama nacional capaces de cocinar a cuatro manos, los hermanos Torres se encuentran en el mejor momento de su carrera. A la evidente popularidad que su presencia en televisión les ha reportado, desde el punto de vista culinario se encuentran en un momento de madurez óptimo que les ha permitido dar más confianza y cohesión a su equipo, repartiendo así responsabilidades para poder centrarse en el asesoramiento de sus dos restaurantes en Madrid y Barcelona. ¡Ojo! Que parece que pronto darán que hablar con un nuevo restaurante de impronta aún más personal.

normal_75granmeliapalaciodelosduques-swimmingpool_solarium

Si desde la fabulosa y casi secreta terraza del hotel se disfruta de una de las mejores vistas de Madrid sobre el Palacio Real y la Catedral iluminadas, en las antiguas caballerizas de este  palacio del siglo XIX, se esconde uno de los restaurantes más exclusivos y con más encanto de la ciudad: Dos Cielos Madrid. Una sala de ladrillo visto con un piso acristalado desde donde se puede ver la calzada de pavés original; se sirven algunos de los platos más emblemáticos de los Hermanos Torres, así como una carta inspirada en platos nacionales presentados de modo creativo y desenfadado.

20161214_231900

Así se puede probar desde un aperitivo a base de camarones al ajillo que se comen con la mano, a platos como un carpaccio de picaña de ternera gallega marinada en vinagreta hecha con jugo de carne. Desde unos (se agradece que no se hayan sumado a la corriente de los baos) mini molletes de rabo de toro aderezados con mole poblano y pico de gallo, que le dan la chispa necesaria para que destaquen en boca a una muy lograda lubina a la sal de romero, tal vez el mejor plato que probamos, aunque hubiera sido perfecto con algún minuto menos de cocción. Y como plato principal un arroz de pichón, potente y largo en boca.

20161214_234145

Durante estas fiestas navideñas surge una oportunidad única de conocer este lugar tan especial en el centro de Madrid apuntándose a la gran cena de Nochevieja (315€) o la comida de Año Nuevo (215€).

Gran Hotel Meliá Palacio de los Duques. C/ Cuesta de Santo Domingo, Madrid

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.