¿Sasha Boom? ¿Pink Monkey? La verdad es que sin entrar en lo acertado o no del nombre, lejos de sugerirnos que tras el rótulo de ambos locales se encuentran dos restaurantes de cocina fusión, a priori, se nos antoja que pudieran esconder locales de ocio de ambiente dudoso. Sin embargo, si hablamos de Asiana, este si, el primer restaurante abierto en Madrid por el chef Jaime Renedo, nos ponía en situación y nos marcaba el estilo del tipo de cocina y ambiente: muy especial que allí se respiraba.

Asiana fue hasta su cierre (enero 2016) un restaurante de cocina fusión de referencia, de estilo romántico, impecable, único y diferente en la concepción de su interiorismo y bien concebido en su propuesta gastronómica.  Cocina fusión de platos de evidente adn asiático, y una de las decoraciones y atmósferas más buscados por aquellos que trataban de sorprender a su pareja o invitado.

Supongo que en la vida de todos y cada uno de nosotros, se van quemando etapas y se va evolucionando hacia otros  horizontes, (los que cada uno busca y anhela), así, de la versión más formal de Asiana se ha pasado a un estilo más desenfadado y de una cocina con una cierta estructura y columna vertebral, se ha trasladado el concepto hacia una propuesta más ligera pero atractiva de Pink Monkey, y Sasha Boom, para otro tipo de público, probablemente más amplio.

En Sasha Boom seguimos disfrutando de su buena cocina que aunque pueda parecer que ha perdido un ápice de formalidad sigue siendo brillante y con chispa. Sin embargo, la atmósfera se ha transformado mostrando espacios más abiertos, informales y luminosos si la comparamos no ya solo con el evocador Asiana, sino incluso con la que lucía su anterior inquilino Lakasa de César Martín.

Pero si esta puede tener en algunos cierto peso a la hora de elegir un local u otro, lo importante es la propuesta que sale de cocina y esta sigue siendo muy interesante por la brillantez con la que combinan productos, especias y sabores logrando equilibrios sorprendentes.

Una carta limitada y corta que prueba que las ideas están absolutamente claras y bien definidas pero a la que deberían eliminar toda su transcripción y referencias en inglés que la hacen parecer de un esnobismo trasnochado, algo así como le ocurre a aquellos que no sabiendo idiomas introducen palabros para disimular su ignorancia. Pero Jaime es un chef muy viajado que ha buceado en las cocinas del sudeste asiático para acercarnos una cultura culinaria excelsa y que hasta no hace mucho era prácticamente desconocida para la mayoría de nuestros paladares.

Cocina que califican de artesana, hecha al momento, con productos seleccionados, buena materia prima que sirven para elaborar una cocina de platos que fusionan recetas y técnicas orientales aprovechando los buenos productos locales.

Para comenzar platos para comer con las manos. Muy buenos baos de cerdo y de chipirón y unos excelentes nem (esos rollitos vietnamitas), en este caso de cerdo y gambas, muy frescos y muy ricos. Una acertada versión de dimsum de pollo y cangrejo completan las versiones mar y montaña asiáticas.  Excelente el curry Thai de panceta de cerdo y cangrejo de concha blanda, aderezados con pimientos de Guernica y ajos asados. El resultado son platos de sabores definidos y acentuados que refrescan, sorprenden y renuevan la por otra parte uniforme propuesta de la mayoría de los locales de restauración madrileña.

SashaBoom C/ RaimundoFernández Villaverde 26, Madrid

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.